Los trece minutos que duraron los penaltis en la semifinal de la Eurocopa disputada por España y Portugal se han convertido en la emisión televisiva más vista de la historia, ya que unió delante de la pantalla a 18.141.000 espectadores, con un 83,3 por ciento de cuota de pantalla.

Según datos de Kantar Media, facilitados por Barlovento Comunicación, el partido entre España y Portugal, retransmitido por Telecinco, tuvo una audiencia de 14.182.000 espectadores y un 75,3 de cuota de pantalla.

La prórroga elevó la audiencia hasta los 16.485.000 espectadores -un 77,1 % de pantalla- lo que la convierte en la segunda emisión más vista de la historia.

El minuto más visto del partido se alcanzó a las 23.26 horas cuando 19.086.000 telespectadores veían el partido, lo que supuso una cuota de pantalla del 87,3 por ciento.

Con esta retransmisión deportiva, Telecinco consiguió ayer un 35,6 por ciento de cuota de pantalla.