El pívot brasileño Fab Melo fue elegido hoy con el número 22 por los Celtics de Boston en el sorteo universitario de la NBA.

Melo, de 22 años, formado con el equipo de la Universidad de Syracuse, posee el estilo de juego que le gusta al entrenador de los Celtics, Doc Rivers, y el gerente general, Danny Ainge, por el poder físico y dominio que tiene bajo los aros.

A pesar de los problemas académicos que presentó desde que llegó hace cuatro años procedente de Brasil, su país natal, Melo se ha convertido en uno de los mejores jugadores defensivos universitarios y eso es lo que realmente le gusta a los Celtics y por lo que lo han seleccionado.

Se pensaba que los Cavaliers de Cleveland eran los que estaban interesados en conseguir sus servicios para unirse a su compatriota Anderson Varejao, pero al final se decidieron por Tyler Zeller, de 22 años, en traspaso logrado a través de los Mavericks de Dallas.

Los Celtics esperan que pueda desarrollar todo su potencial con el equipo y les ayude en el juego bajo los aros, si al final el veterano ala-pívot Kevin Garnett decide no regresar con ellos la próxima temporada.

Melo tiene poder físico, es grande y atlético, lo que le puede convertir en un buen bloqueador, al estilo de su compatriota Varejao o del ala-pívot hispano-congoleño Serge Ibaka.

La pasada temporada logró promedios de 7,8 puntos; 5,8 rebotes y 2,9 tapones, además de conseguir un 56,6 por ciento de acierto en los tiros de campo.

Si Melo se asegura un contrato con los Celtics o cualquier otro equipo, sería el cuarto jugador brasileño que estaría la próxima temporada en la competición de la NBA.

Se uniría a Varejao, el ala-pívot Nenê Hilario, que jugará con los Wizards de Washington, y al escolta Leandro Barbosa, que seguirá con los Pacers de Indiana.