Un equipo de ex astronautas de la NASA y científicos se han adjudicado la misión de proteger a la humanidad de algún asteroide asesino.

En un plan audaz revelado el jueves, el grupo quiere lanzar su propio telescopio espacial para ubicar y rastrear rocas espaciales pequeñas y de tamaño mediano capaces de borrar una ciudad o un subcontinente de la faz de la Tierra. Con esa información, podrían emitir alertas tempranas en caso de un asteroide pudiera dirigirse a nuestro planeta.

Por el momento, la idea de la Fundación B612 existe sólo en los papeles.

Tal esfuerzo podría costar varios cientos de millones de dólares y el grupo planea iniciar la recaudación. Los impulsores de la organización sin fines de lucro son un astronauta del transbordador espacial, un astronauta del Apollo 9, el ex zar de Marte, además de algunas personas ajenas a la NASA.

Los asteroides son los escombros de la formación del sistema solar hace unos 4.500 millones de años. La mayoría están en un cinturón entre Marte y Jupiter, pero algunos llegan a perderse hasta donde está la Tierra.

La NASA y una red de astrónomos estudian constantemente los cielos para buscar a estos objetos cercanos a la Tierra. Ellos han encontrado 90% de las mayores amenazas: asteroides de al menos 1 kilómetro que son considerados un peligro mayor. Los científicos creen que fue un asteroide de casi 10 kilómetros (6 millas) de ancho el que acabó con los dinosaurios.

Sin embargo, el grupo considera que se le debería prestar más atención al medio millón, aproximadamente, de asteroides pequeños, similares en tamaño al que explotó en Siberia en 1908 y acabó con más de 2.000 kilómetros cuadrados (800 millas cuadradas) de bosque.

"Sabemos que estos objetos están allá afuera y podemos hacer algo para evitar" que choquen con la Tierra, dijo Rusty Schweickart, ex astronauta del Apollo 9, quien ayudó a establecer la fundación hace una década.

Los asteroides han llamado la atención recientemente. La NASA vetó el retorno a la Luna a favor de un aterrizaje tripulado en un asteroide. El mes pasado, Planetary Resources Inc., compañía fundada por los empresarios espaciales, anunció sus planes para extraer metales preciosos de los asteroides dentro de unos 10 años.

Desde su nacimiento, la Fundación B612, con sede en Mountain View, California, — nombrada en honor del asteroide donde vivía el príncipe que llegó a la Tierra en el relato "El Principito", de Antoine de Saint-Exupery — se ha enfocado en hallar maneras para desviar un asteroide que se aproxime a la Tierra. las ideas estudiadas incluyen enviar una nave espacial que lo intercepte para colocar una bomba nuclear, pero ninguna idea ha sido probada.

El año pasado, el grupo cambió el enfoque para buscar los asteroides con un telescopio.

La fundación trabaja con Ball Aerospace & Technologies Corp., que ha desarrollado un diseño preliminar del telescopio. El contratista desarrolló el telescopio Kepler de la NASA que busca exoplanetas y construyó los instrumentos a bordo del telescopio espacial Hubble.

Según la propuesta, el telescopio espacial Sentinel para cazar asteroides operará durante al menos cinco años y medio. Girará en una órbita alrededor del sol, cerca de la órbita de Venus, o entre 50 millones y 270 millones de kilómetros (30 millones y 170 millones de millas) de la Tierra. La información será enviada mediante la antena de la NASA mediante un acuerdo con la agencia estadounidense.

El lanzamiento está programado para 2017 o 2018. El grupo busca volar en el cohete Falcon 9 de SpaceX, que hizo historia el mes pasado al llevar una cápsula como carga a la Estación Espacial Internacional.