Tim Lincecum arriesgó la integridad física al lanzarse frente al plato para hacer un out. Encontró la zona de strike como lo hacía antaño y, sobre todo, se llevó por fin un triunfo, que de paso colocó a los Gigantes en el primer lugar de su división.

Al menos por un día, Lincecum superó los problemas que le habían aquejado largamente.

Lincecum ganó por primera vez en casi dos meses, con lo que dejó atrás la peor sequía de su carrera, y los Gigantes de San Francisco blanquearon a los Dodgers de Los Angeles por tercer duelo en fila para vencerlos el miércoles por 3-0.

De regreso en la casa club, una vez concluido el encuentro, Lincecum bromeó con su entrenador de acondicionamiento físico Carl Kochan.

"Yo le decía, 'ganar...' y él completaba, '...es mucho mejor que perder''', dijo Lincecum. "Es la forma más fácil de decirlo... Ser capaces de barrer a los Dodgers, lanzar tres blanqueadas y ubicarnos en la posición en la que estamos habla mucho sobre nosotros".

Lincecum (3-8) lanzó pelota de cuatro inatrapables en siete entradas, el boricua Angel Pagán apoyó la labor del pitcher al batear un sencillo productor y negociar un boleto con las bases llenas, y los Gigantes alcanzaron a los propios Dodgers en el primer lugar de la División Oeste de la Liga Nacional, al propinar apenas su segunda barrida en la temporada.

Fue la primera ocasión en la historia que los Gigantes barren a los Dodgers en una serie de tres encuentros. El maleficio de los Gigantes había abarcado 123 campañas.

Lincecum ponchó a ocho bateadores y caminó a dos, para superar en el duelo de pitcheo a Chad Billingsley (4-7). El serpentinero, dos veces ganador del Cy Young, cortó una cadena de 10 aperturas sin conocer el triunfo, en la que había tenido la peor foja de su vida, 0-6.

Su victoria llegó un día antes de que se cumplieran dos meses del triunfo previo, conseguido el 28 de abril contra San Diego.

La salida sobresaliente ayudó a que los Gigantes volvieran a la punta divisional por primera vez desde el 9 de agosto.

San Francisco se aprovechó de la diezmada alineación de los Dodgers. Carente ya de Matt Kemp, Los Angeles perdió a Andre Ethier después de un turno al bate, por una lesión en el músculo oblicuo izquierdo.

"Pero ser blanqueados tres días seguidos duele más todavía", dijo Ethier, quien se sometería este jueves a una resonancia magnética.

Lincecum, quien pesa 167 libras (75 kilos), se ganó las ovaciones en el tercer inning cuando se colocó rápidamente frente al plato. Billingsley conectó un doblete y avanzó a la antesala con un lanzamiento descontrolado. Otro mal tiro de Lincecum se le escapó al receptor venezolano Héctor Sánchez.

El lanzador fue hacia home, recibió la pelota y tocó a Billingsley.

En otros juegos de la Liga Nacional, los Marlins de Miami vencieron 5-3 a los Cardenales de San Luis, con victoria del venezolano Aníbal Sánchez (4-6), y los Piratas de Pittsburgh derrotaron 11-7 a los Filis de Filadelfia, para estropear el regreso de Chase Utley, quien bateó un cuadrangular.

Además, los Cerveceros de Milwaukee vencieron 8-4 a los Rojos de Cincinnati; los Mets de Nueva York apabullaron 17-1 a los Cachorros de Chicago; los Bravos de Atlanta se impusieron 6-4 a los Diamondbacks de Arizona; los Astros de Houston superaron 1-0 a los Padres de San Diego, y los Nacionales de Washington derrotaron 11-5 a los Rockies de Colorado.

Si Lincecum tuvo uno de sus mejores días, los Yanquis se levantaron con el pie izquierdo.

Andy Pettitte se fracturó el tobillo en el mismo día que Nueva York colocó a CC Sabathia en la lista de lesionados. La buena nueva fue que el dominicano Robinson Canó disparó el jonrón que produjo la carrera de la diferencia para que los Yanquis vencieran 5-4 a los Indios de Cleveland.

Los Yanquis completaron una barrida en la serie de tres juegos, pero recibieron dos muy malas noticias en cuanto a su rotación de abridores.

El equipo echará de menos a CC Sabathia por lo menos en dos aperturas y estará al menos seis semanas sin Pettitte, quien sufrió la fractura del peroné en el quinto inning cuando fue alcanzado en la pierna tras un batazo de Casey Kotchman.

"Ahora tendremos que anotar algunas carreras", dijo el manager Joe Girardi.

En otros encuentros de la Liga Americana, los Reales de Kansas City superaron 5-4 a los Rays de Tampa Bay, con un jonrón del venezolano Alcides Escobar (2); los Medias Blancas de Chicago apalearon 12-5 a los Mellizos de Minnesota, con un vuelacerca del boricua Alex Ríos (10), los Angelinos de Los Angeles aplastaron 13-1 a los Orioles de Baltimore con cuatro remolcadas por el cubano Kendrys Morales; los Medias Rojas de Boston derrotaron 10-4 a los Azulejos de Toronto, gracias a tres producidas por el mexicano Adrián González, y los Atléticos de Oakland ganaron 2-1 a los Marineros de Seattle, con un bambinazo del cubano Yoenis Céspedes.

Asimismo, los Rangers de Texas doblegaron 13-9 a los Tigres de Detroit.