Los Veintisiete han aprobado en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno un plan de crecimiento por valor de 120.000 millones que ayude a fomentar la actividad económica y el empleo.

Esa cantidad, equivalente al 1% de la riqueza nacional bruta de la UE (GNI, en inglés), procede de distintas iniciativas previas, por lo que no puede considerarse financiación nueva.