Las competencias de pista en el velódromo son consideradas las más glamorosas del ciclismo en los Juegos Olímpicos, y Chris Hoy, Victoria Pendleton y el resto del potente equipo británico están seguros de atraer bastante atención durante la justa en casa.

Pero las carreras de ruta este año prometen más emociones.

Las carreras de hombres y mujeres se encuentran entre las primeras medallas que se repartirán en los Juegos de Londres, con un trayecto que pasa frente a algunos de los sitios icónicos de la ciudad. Y con la competencia de hombres iniciando menos de una semana después del final del Tour de Francia, el desgaste podría ser un factor que decida quién sube a lo alto del podio.

"No pienso que sea ideal, y es un poco frustrante, porque existen muchos deportes en las Olimpiadas que no tienen su competencia principal del año una semana antes de los Juegos Olímpicos", comentó el estadounidense Tyler Farrar, quien estará entre los favoritos si la carrera se decide en un embalaje.

El británico Mark Cavendish, especialista de los sprints, estará en el Tour. También lo harán el australiano Cadel Evans, el vigente campeón de la ronda gala, y Fabián Cancellara, un suizo que se destaca en la contrarreloj.

Pero hay algunos corredores destacados que llegarán frescos a Londres.

El estadounidense Taylor Phinney no participará en el Tour, por lo que tendrá todo el mes de julio para prepararse para las pruebas de contrarreloj y ruta en Londres.

El belga Tom Boonen es otro ciclista que se enfocó en las Olimpiadas, y estará entre quienes intentarán escaparse al pelotón durante la carrera de 251 kilómetros (156 millas) que inicia y termina justo afuera del Palacio de Buckingham.

El Comité Olímpico Internacional decidió revisar y modificar el programa de pista de los Juegos de Londres.

La competencia de persecución individual fue eliminada del calendario, junto con la carrera de puntos y la Madison para varones, todo como parte de la búsqueda de equidad de género del COI. Las mujeres cuentan ahora con el omnium (competencia que incluye seis modalidades), equipos por persecución, equipos por sprint y keirin.

Otro cambio es un límite en las inscripciones: sólo se permite a cada país un corredor en pruebas individuales, lo que significa que equipos como el británico y el francés que esperaban colocar más de un corredor en el podio en algunas carreras tendrán que conformarse con designar a su baza principal.

"Esto merma la calidad de la competencia", dijo el francés Francois Pervis, competidor de pista. "Las carreras olímpicas serán diez veces más fáciles que los campeonatos del mundo. Muchos de los mejores del mundo sencillamente no competirán en Londres".

Aún así habrá bastantes estrellas, muchos de ellos corriendo frente a multitudes locales bulliciosas alentando al equipo británico, el cual ganó 14 medallas en los Juegos Olímpicos de Beijing.

Hoy fue parte importante de ese éxito, convirtiéndose en el primer británico que gana tres medallas de oro en una sola Olimpiada desde Henry Taylor en 1908. Con otra medalla dorada en los Juegos de Atenas y una de plata en Sydney, Hoy ya es el ciclista más exitoso en la historia.

Ahora, intentará conseguir otra medalla en Londres, junto con Pendleton, nueve veces campeona mundial y vigente campeona mundial y olímpica de sprint.

Los británicos estarán presionados en la pista por equipos fuertes de Australia, Francia y Alemania, pero también podrían tener algo que decir en el resultado de la competencia BMX.

Esa disciplina regresa por segunda ocasión a los Olímpicos. La competencia de ciclismo de montaña es el único acontecimiento que se realizará por entero fuera de Londres. La ruta fue construida en Hadleigh Farm en Essex, y fe diseñada específicamente para deparar un reto técnico a los mejores ciclistas del mundo.