La prensa alemana coincide hoy en subrayar el complicado, laborioso y afortunado triunfo de España en las semifinales de la Eurocopa de fútbol y el fracaso en el encuentro de la estrella portuguesa Ronaldo, en el que los lusos habían puesto tantas esperanzas.

"Otra vez España - Ronaldo llora" titula el tabloide Bild y comenta que "Ahora todo está claro. Tras Italia toca España. Si ganamos hoy en Kiev el domingo habrá final de ensueño contra el campeón mundial y europeo".

Añade que "España hizo llorar a Ronaldo" y que "aunque la máquina de hacer pases del defensor del título en torno a Xavi e Iniesta tartamudeó, España ha vuelto a conseguirlo", aunque "ya no mete miedo".

"No hubo tiki-taka, solo bostezos", escribe el diario, para el que Portugal consiguió tomar la medida a España.

Y acaba subrayando que "hubo una pequeña consolación para Ronaldo: también después de mas de 120 esforzados minutos su peinado engomado seguía siendo perfecto".

"Penaltis para el triplete" titula a su vez el periódico deportivo Kicker y comenta que "como era de esperar la 'Roja' lo tuvo difícil ante la presión de los portugueses, pese a que los españoles controlaron como siempre mas tiempo el balón".

Agrega que "las grandes ocasiones fueron raras. Las mayores las tuvieron Iniesta y Navas en la prórroga. Xavi corrió hasta el agotamiento y tuvo que ser cambiado. Pero al final cuadró, también porque Portugal fue poco concreto ante la puerta".

El diario Süddeutsche Zeitung titula "Del interior del poste a la victoria" en referencia al decisivo penalti de Fábregas y comenta que "durante 90 minutos no pasó nada que pudiese recibir el calificativo de 'gran oportunidad' o 'momento decisivo'".

"No fue hasta la prórroga cuando cambió el carácter del encuentro y al final ayudó a los españoles un gol de billar del recién cambiado Cesc Fábregas", en una tanda de penaltis "que ofreció de todo", destaca el periódico.

Afirma que "a los españoles les faltó soberanía, se permitieron demasiados pases fallidos y mas de una vez tuvieron problemas cuando los laterales rivales Nani y sobre todo Cristiano Ronaldo se ponían en acción".

"Con frecuencia se vieron obligados a forzar la falta. Pero tampoco hubo oportunidades de gol para el rival. No es de extrañar, ya que Portugal puso como delantero central a Hugo Almeida, que con su juego y sus movimiento hizo cuestionar si la Seleccao no hubiese hecho mejor en jugar sin un punta", comenta finalmente el diario muniqués.