La oposición venezolana en el sureste de EE.UU. llevará ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) el cierre del Consulado de Miami, algo que ve como "un crimen de lesa humanidad", y trabaja ya para movilizar a los votantes y lograr que se desplacen hasta Nueva Orleans.

Así lo anunció hoy a Efe el presidente de la Comisión Electoral de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en Miami, Alexis Ortiz, quien recordó que los consulados son oficinas de servicios y, en su opinión, "no tiene ningún sentido que, de una manera caprichosa, el presidente (Hugo) Chávez los cierre".

El Consulado de Miami, cerrado desde enero, servía a los estados de Florida, Carolina del Sur y del Norte y Georgia y allí podían votar unos 20.000 venezolanos, por lo que, para Ortiz, su cierre es "un disparate, y la contumacia de mantenerlo cerrado un disparate aún mayor".

Chávez ordenó el cierre después de que Washington expulsara a la cónsul Livia Acosta Noguera, tras ser involucrada por un documental de Univision en un supuesto complot iraní para cometer atentados en EE.UU.

Ante el cierre, la MUD pidió al Consejo Nacional Electoral (CNE) que abriera un centro de votación en Miami de cara a los comicios del 7 de octubre, pero "nos contestó con una solución extremadamente tramposa: mandar a votar a Nueva Orleans" (Luisiana), explicó Ortiz.

El CNE tenía hasta este miércoles para aprobar la creación de los centros de votación, pero finalmente no atendió la petición de habilitar uno en Miami, pese a que el 80 % de los votantes inscritos en esta ciudad, el mayor centro de votación dentro y fuera de Venezuela, son de Florida, según cifras de la MUD.

Ante esta decisión, "vamos a hacer el reclamo correspondiente en la CIDH, porque se está lastimando el derecho al voto de los venezolanos", argumentó el dirigente de la MUD, que defiende que el cierre consular es "un crimen de lesa humanidad" porque "se afecta el derecho al voto de miles de personas".

Chávez, de 57 años, enfermo de cáncer y en el poder desde 1999, tendrá como rival en las elecciones al candidato unitario de la MUD, Henrique Capriles, de 39 años y exgobernador del estado Miranda.

"Todo esto muestra la arbitrariedad del Gobierno de Venezuela en contra de los venezolanos que se han ido al extranjero y concretamente contra quienes se han manifestado públicamente en su contra", defendió hoy a Efe José Colina, presidente de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex).

Apuntó que "para nadie es un secreto que Miami recoge a una gran cantidad de exiliados venezolanos que han venido por la persecución del régimen y que desde aquí continúan haciendo oposición".

Colina no dudó tampoco en calificar este episodio de "crimen de lesa humanidad", porque viola el derecho al voto y porque no poder realizar ningún trámite administrativo hace que "estemos perdiendo la nacionalidad venezolana: nos están dejando sin nacionalidad".

Además de denunciar la situación ante la CIDH, la oposición en Miami estudia ya cómo movilizar al máximo número posible de venezolanos para que acudan a Nueva Orleans.

"Si para ahorrarle al país la tragedia de un nuevo Gobierno de Chávez hay que ir a votar a la luna, vamos a ir a la luna", defendió Ortiz, quien reconoció que "ir a Nueva Orleans a votar es una tarea titánica: Son 30 horas de viaje de ida y vuelta desde Miami, 1.397 kilómetros".

La MUD ha creado una comisión que estudia todas las opciones posibles para facilitar el desplazamiento, desde autobuses y trenes, hasta aviones, barcos o carros privados.

"Tenemos fe en que la gente va a cumplir el desafío y va a ir a votar a Nueva Orleans", dijo el dirigente, optimista porque "la gente está arrecha (irritada), cabreada, y puede ser la indignación los estimule y movilicen y que finalmente esta maniobra del Chávez le salga mal".

Parte de la oposición en EE.UU. también han anunciado su intención de llevar este asunto ante el Tribunal de La Haya, aunque, según Ortiz, no es una iniciativa consensuada por la MUD.