Las agencias de la ONU y varias organizaciones asociadas hicieron hoy un llamamiento para obtener con carácter de urgencia 193 millones de dólares para atender potencialmente a 185.000 personas que huyen del conflicto en Siria.

"Los Gobiernos y las comunidades que reciben a los refugiados sirios -en Irak, Jordania, Líbano y Turquía- han demostrado una generosidad y una hospitalidad tremendas", afirmó en conferencia de prensa Panos Moumtzis, coordinador regional para los refugiados sirios del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Moumtzis explicó que "es esencial que la comunidad internacional incremente sus medidas para respaldar las operaciones humanitarias en favor de los refugiados", porque el ritmo de llegadas a los países vecinos se ha multiplicado en los últimos tres meses.

Desde el mes de abril, informó el representante de ACNUR, se ha registrado una media diaria de 500 refugiados sirios, totalizando en la actualidad 96.000, más del doble que en el mes de marzo.

A este ritmo, señaló Moumtzis, las proyecciones apuntan a que la cifra podría doblarse antes de finales de año, hasta las 185.000 personas refugiadas, el 75 % de los cuales son mujeres y niños.

Moumtzis lamentó que hasta la fecha las agencias de la ONU y las organizaciones que colaboran con ella solo hayan recibido un 26 % de la financiación comprometida por los países donantes.

Según subrayó, esa financiación es esencial para compensar la generosidad de los países vecinos, que "mantienen abiertas las fronteras" y que "están demostrando un alto nivel de solidaridad al construir y mantener abiertos escuelas y hospitales".