El enviado especial Kofi Annan ha diseñado una hoja de ruta para Siria, que incluye la formación de un Gobierno de unidad nacional, con miembros leales a Bachar al Asad y de la oposición, y que será debatida el sábado en la reunión ministerial que ha convocado en Ginebra.

Annan presentó esa idea a los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (China, EEUU, Francia, el Reino Unido y Rusia), quienes en principio la han respaldado, según señalaron hoy a Efe fuentes diplomáticas

Las mismas fuentes explicaron que los detalles del mismo se estudiarán en la reunión del llamado Grupo de Acción para Siria del 30 de junio

"Se trata de crear un Gobierno de transición, de unidad nacional, en el que estén miembros del actual Gobierno, representantes del espectro de la oposición y de otros grupos, a excepción de personas que no favorecerían el inicio de la transición", explicaron las fuentes.

La creación de ese Gobierno de unidad se incluye dentro de una hoja de ruta con la que el mediador internacional quiere resolver la crisis que vive el país desde hace dieciséis meses y en la que se incluyen "pasos claros" hacia la transición que de deben dar "dentro de un calendario marcado".

La idea del diplomático ghanés y exsecretario general de la ONU es que la presencia de ese Gobierno con poderes ejecutivos cree el ambiente adecuado para que se logre iniciar una transición a la democracia, por lo que se debería evitar la presencia en el mismo de "quienes puedan dañar las expectativas de éxito".

"No se menciona a Al Asad, pero entendemos que su presencia sí pondría en peligro esa transición", dijeron las citadas fuentes sobre ese punto, al tiempo que subrayaron que hasta este jueves los cinco miembros del Consejo de Seguridad, además de Siria, habían transmitido su respaldo a la iniciativa de Annan.

Esa idea centrará el encuentro en Ginebra del Grupo de Acción para Siria, que reunirá a los miembros permanentes del Consejo de Seguridad, Turquía, la ONU, la Unión Europea (UE) y a distintos miembros de la Liga Árabe.

Según las fuentes citadas, el plan de Annan se presenta en un documento de tres páginas, en el que, además de la creación de ese Gobierno transitorio, se plasma la necesidad de iniciar un amplio diálogo nacional de cara a revisar la Constitución y el sistema judicial, para luego someter las reformas a un referéndum.

"Este plan subraya que Annan es el único claro mediador", indicaron las citadas fuentes diplomáticas, que explicaron que el enviado especial pidió la aceptación de esta idea para convocar la reunión del Grupo de Acción, y así garantizar la salida de compromisos en la misma.

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, afirmó hoy que Moscú no aceptará la imposición de recetas foráneas a Siria, y evitó responder sobre su respaldo a esa iniciativa, porque de momento "no hay ningún documento consensuado" y "continúa el trabajo" sobre el texto final de la reunión de Ginebra.

Lavrov participará en la cita junto a la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton.

"Los objetivos del Grupo de Acción son identificar pasos y medidas que aseguren la plena aplicación del plan de seis puntos y las resoluciones 2042 y 2043 del Consejo de Seguridad, incluido un inmediato cese de la violencia", afirmó Annan.

Según cifras de la ONU, más de 11.000 personas han perdido la vida en los 16 meses que dura el conflicto armado en Siria, número que la oposición eleva a más de 15.000 personas.

Además, unas 230.000 se han desplazado de forma interna y más de 60.000 han buscado refugio en países limítrofes, de acuerdo con los mismos datos.