Un tribunal guatemalteco condenó a prisión a 36 miembros del grupo de sicarios y narcotraficantes mexicano Los Zetas, dos de ellos a 158 años, al hallarlos culpables de delitos de asesinato, secuestro, tráfico y tenencia de armas de fuego, informó hoy una fuente judicial.

La condena fue emitida el miércoles por la noche por el Tribunal Primero B de Mayor Riesgo y de todos los sentenciados, solo uno, Salvador Argüelles Briones, es mexicano y el resto guatemalteco.

Argüelles fue condenado a 97 años de cárcel junto a otros dos guatemaltecos al ser encontrados culpables del asesinado del fiscal Allan Stowlinski Vidaurre, perpetrado el 24 de mayo de 2011 en el departamento norteño de Alta Verapaz.

El fiscal fue desmembrado por sus victimarios que dejaron sus restos esparcidos frente al edificio de la Gobernación Departamental de Alta Verapaz.

Las mayores condenas, de 158 años, fueron impuestas a los guatemaltecos Hugo Álvaro Gómez Vásquez, alias "comandante Bruja" y Élder Estuardo Morales Madrid alias "comandante Fresa", según la resolución judicial.

Los dos fueron hallados culpables de un secuestro y tres asesinatos perpetrados en mayo de 2011 en el departamento norteño de Petén.

Otro miembro de Los Zetas, el guatemalteco Carlos Martínez, fue condenado a 58 años por asesinato y asociación ilícita.

Según el Tribunal, dos guatemaltecos cumplirán una condena de 47 años por tenencia ilegal de armas, comercio y tráfico de drogas, y uno más cumplirá 45 años por conspiración para el asesinato y posesión de drogas, entre otros delitos.

A José Arístides Xol el tribunal le dictó 44 años de prisión por asociación ilícita, conspiración y tenencia ilegal de municiones y a Luswin Alberto Zelada, alias "comandante Lombríz", lo condenó a 43 años por homicidio en grado de tentativa y atentado contra las fuerzas de seguridad en junio de 2011.

Otros cinco guatemaltecos deberán cumplir 23 años de prisión por los delitos de asociación ilícita y porte ilegal de explosivos.

Los 36 miembros de Los Zetas condenados, entre los que figuran dos mujeres que cumplirán 2 y 16 años de cárcel por porte ilegal de armas de fuego, asociación ilícita y encubrimiento propio, fueron detenidos a lo largo del 2011 en diferentes regiones del interior del país.

Las penas de prisión para los otros 15 Zetas oscilan entre 8 y 58 años de prisión por diferentes delitos.

Según las investigaciones realizadas por las autoridades guatemaltecas, Los Zetas operan en nueve departamentos del país, a donde ingresaron en 2007.