Organizaciones de activistas vinculadas a la comunidad hispana expresaron su beneplácito por la ratificación que la Corte Suprema dio el jueves a la ley de salud, pero advirtieron que un grupo importante de personas permanecerá sin atención médica.

La Corte Suprema ratificó la obligatoriedad del seguro de salud individual incluida en la reforma impulsada por el presidente Barack Obama, lo que beneficiará de manera especial a los inmigrantes latinos que residen legalmente en Estados Unidos porque les dará la opción de adquirir seguro médico a quienes no lo tienen, dijo a AP la experta en temas de salud para la Coalición de Inmigrantes de Nueva York Jackie Vimo.

"Lo que cambia ahora es que los inmigrantes con papeles tienen la obligación de tener seguro si lo pueden pagar. Si un inmigrante ahora no tiene seguro en el trabajo pero gana demasiado para calificar para Medicaid, ahora tendrá la obligación de comprar seguro médico a través de estos mercados" conocidos en inglés como "insurance exchanges", explicó.

Medicaid es el programa gubernamental de asistencia médica para los pobres o discapacitados.

Un 32% de latinos carecían de seguro médico en 2009 — más que cualquier otro grupo étnico — y la mitad de los latinos no veían a un médico de forma regular, según cifras oficiales. Debido a eso, la ley de salud tendrá mayor impacto entre latinos que en cualquier otro grupo étnico, según datos del Urban Institute, un centro no partidista para estudios sociales.

Nora Sándigo, directora de la organización Fraternidad Americana con sede en Miami, calificó la decisión de la Corte como "un día de gloria para la gente que no tiene seguro médico, para los menos privilegiados y que muchas compañías no les proveían de seguro médico y ahora podrán tenerlo".

Jennifer Ng'andu, directora del departamento para políticas de salud en el Consejo Nacional de la Raza (NCLR por sus siglas en inglés), advirtió que entre ocho y nueve millones de inmigrantes sin la debida documentación adolecen de seguro médico y que continuarán en la misma situación porque la reforma de la ley de salud no les otorga mayor acceso.

Ng'andu señaló que no hay manera de estimar cuántas personas podrían beneficiarse del programa "Emergency Medicaid", porque el gobierno federal no puede obligar a los estados a expandir el Medicaid, del que forma parte.

La Corte Suprema permitió que el Medicaid siga expandiéndose a nivel estatal siempre que el gobierno federal no amenace con retener toda la asignación de fondos por el Medicaid a los estados que no participen de la extensión.

Los gobiernos de 26 estados alegaron infructuosamente que los requerimientos de la nueva ley de expandir los fondos de Medicaid violan la división de poder entre el gobierno federal y los estatales.

"Si un estado decide expandir Medicaid, también decide expandir el 'Emergency Medicaid", indicó Ng'andu. "Creemos que la expansión del Medicaid probablemente beneficie a tres millones de latinos, pero no sabemos cuántos se beneficiarían del "Emergency Medicaid", dijo refiriéndose al programa que permite recibir atención médica de emergencias a aquellos extranjeros que reúnen todos los requisitos para recibir Medicaid pero que no están autorizados para vivir en Estados Unidos.

Ng'andu aclaró que el fallo de la Corte Suprema mantiene intacto el Programa Estatal para Seguro Médico Infantil (SCHIP por sus siglas en inglés), establecido por el gobierno federal en 1997 para brindar atención médica a niños en situación de pobreza.

La Casa Blanca sostiene que desde que comenzó a implementarse la ley en 2010, seis millones de latinos obtuvieron acceso a cuidados médicos preventivos y que nueve millones de hispanos lo tendrán en 2014.

También subraya que la nueva ley aumenta los fondos disponibles a los más de 1.100 centros comunitarios de salud en los 50 estados para duplicar el número de pacientes y llevarlos a casi 40 millones en 2015. Aproximadamente 35% de los pacientes atendidos en los centros comunitarios de salud en 2009 eran latinos.

Pero a los ojos del Partido Republicano, la reforma de salud perjudica a la comunidad hispana porque al obligar a las pequeñas empresas a brindar seguro médico a sus empleados, encarece sus costos operativos, dificulta su crecimiento y la potencial creación de nuevos empleos.

José Fuentes, vocero de la campaña del candidato presidencial republicano Mitt Romney, dijo a AP que los pequeños negocios "se han quejado durante años de que no pueden proveerle planes de salud a sus empleados porque es muy costoso. Ahora el costo será mas alto, están obligados a dar el plan de salud a empleados y si no lo dan, pagarán multas desde los 500 dólares".

El mensaje de Romney hacia el electorado hispano se ha basado en subrayar el alto impacto que la recesión global del 2009 ha representado para los hispanos, que enfrentan un índice de desempleo superior al de la población general estadounidense.

____

Luis Alonso Lugo está en Twitter como www.twitter.com/luisalonsolugo

____

Claudia Torrens en Nueva York y Gisela Salomón en Miami colaboraron con este despacho