El ministro francés de Asuntos Europeos, Bernard Cazeneuve, insistió hoy en que entre París y Berlín todo está bien y en que aunque todavía quedan "temas por discutir" respecto a su manera de abordar la crisis, esas discusiones se tratan "sin ambigüedades".

"No hay problemas entre franceses y alemanes. Creo que intentamos construir un compromiso sólido, y que ese compromiso sólido no se puede basar en ambigüedades, por lo que nos decimos claramente lo que queremos para Europa", aseguró en una entrevista concedida a la cadena "i-TÉLÉ".

El ministro reconoció que aunque se ha progresado "mucho", "todavía hay temas de discusión", que ayer fueron abordados por el presidente, François Hollande, y por la canciller alemana, Angela Merkel, y que hoy se retomarán entre los 27 en el Consejo Europeo de Bruselas.

En la reunión mantenida este miércoles en París, Hollande recalcó que ambos mandatarios están a favor de profundizar en la unión económica y monetaria y posteriormente política, y expresó su intención de llegar a "tanta integración como sea necesaria y tanta solidaridad como sea posible".

La canciller, por su parte, se congratuló de los avances logrados principalmente sobre el pacto para el crecimiento, y destacó la necesidad de que haya "más Europa, una Europa que funcione, y una Europa cuyos miembros se ayuden los unos a los otros".

Cazeneuve defendió hoy de nuevo la postura francesa, subrayando que el país es tan favorable como los alemanes a una mayor integración política, "siempre y cuando vaya acompañada de medidas muy concretas en favor del crecimiento, de la regulación bancaria y de la regulación de los mercados".