España está a sólo un triunfo de hacer historia y consolidar su reputación como una de las mejores selecciones en los anales del fútbol.

La Roja luchó hasta que venció en penales a Portugal el miércoles para avanzar a la final de la Eurocopa el domingo, donde sólo Alemania o Italia pueden impedirle ganar un tercer torneo grande consecutivo, una hazaña sin precedentes entre los mundiales y el torneo continental.

Esa posibilidad sin precedentes va bien encaminada incluso si el ataque español no ha estado exactamente a la altura de lo que se esperaba. El sello del equipo en la Euro de Polonia y Ucrania ha sido su capacidad de obtener resultados favorables.

La selección de España y la de Alemania Occidental son las únicas en haber alcanzado tres finales consecutivas de mundiales y Eurocopa, y si los ibéricos ganan en Kiev tendrán mejores resultados que los alemanes occidentales de la década de 1970.

"España ya ha hecho historia; espero que la sigamos haciendo pero que la gente se quede con estos momentos", afirmó el capitán Iker Casillas.

Los españoles, que iniciaron su actual racha llevándose la Euro de 2008, siguen por buen camino después que Cesc Fábregas metió el penal decisivo una vez que el partido del miércoles finalizó 0-0 tras el segundo tiempo extra.

"He jugado fatal, pero el equipo ha trabajado un montón. Tenía esa intuición. Esta tarde lo pensé que si había penaltis quería tirar el quinto", dijo el mediocampista en el estadio Donbass después de confesar que Toni Grande, el auxiliar del técnico Vicente del Bosque, le había pedido que cobrara el segundo penal, pero él insistió en que fuera el quinto.

"La vida me da otra oportunidad como ésta", señaló, al tiempo que agradeció el respaldo de los hinchas. "Espero que puedan celebrarlo con nosotros el estar en el final".

Los jugadores de del Bosque tienen un día de descanso más que su próximo oponente, algo que seguramente apreciarán. El técnico español reconoció que reemplazó a Xavi Hernández frente a Portugal debido a que estaba agotado.

Y no tienen preferencias con relación a su próximo rival.

"Sabemos las características de uno y otro", afirmó el entrenador. "Queremos que sea una buena final, una buena propaganda del fútbol y un buen espectáculo, que es de lo que se trata".

La principal preocupación de España en la final será definir a sus atacantes, después de que Alvaro Negredo, sorpresivamente elegido para estar cancha arriba ante Portugal, no logró engranar bien con sus compañeros para crear peligro. Fábregas o Fernando Torres son los favoritos para ocupar esos puestos: ambos han anotado dos goles cada uno y han sido titulares dos veces en cinco partidos.

A pesar de que últimamente han tenido dificultades para anotar, los españoles siguen alegres y optimistas.

"Estoy muy contento después de una temporada tan larga. Al final por el trabajo que se ha hecho, la selección está donde merece", afirmó el zaguero Sergio Ramos, que cobró un penal y con ello se redimió de un error que cometió al fallar uno en la Liga de Campeones frente al Bayern Munich.

"Que gane el mejor, el trabajo está hecho y toca soñar con hacer una gran final", agregó.

___

Paul Logothetis está en Twitter como: www.twitter.com/PaulLogoAP