El vicepresidente brasileño, Michel Temer, descartó hoy que el Mercosur vaya a imponer sanciones económicas a Paraguay por la destitución de Fernando Lugo como presidente porque a su juicio sería un "castigo" para el pueblo de ese país.

"No creo que vengan sanciones de naturaleza económica, pues eso sería castigar al pueblo", afirmó Temer durante un acto en Sao Paulo en el que fue distinguido como "Personaje del año" por la industria gráfica brasileña.

Lugo fue destituido de su cargo el pasado 22 de junio por el Senado paraguayo, que lo acusó un día antes de "mal desempeño de sus funciones".

La situación política de Paraguay es el tema principal de la Cumbre del Mercosur que se celebra entre hoy y mañana en la ciudad argentina de Mendoza, en la que participará la presidenta brasileña, Dilma Rousseff.

Los representantes del nuevo Gobierno paraguayo, encabezado por Federico Franco, que era el vicepresidente de Lugo, fueron impedidos de participar en la cita del bloque.

Temer evitó utilizar el término "golpe", como fue calificada la destitución de Lugo por parte de otros políticos brasileños, pero admitió que "existió una insurgencia y lo que se critica de ella, y es bien criticable, es la rapidez con la que se dio el proceso" para la salida del entonces mandatario.