El Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) condenó hoy por desacato a dos años de prisión al exlíder ultranacionalista serbio Vojislav Seselj, siendo esta la tercera vez que le condenan por difundir información confidencial relacionada con casos de la corte.

Seselj, que se mostró arrogante con los jueces cuando le declararon culpable de desacato, ignoró las órdenes de los magistrados manteniendo en su página de internet información que no podía ser divulgada.

Esa información incluye cuatro libros de su autoría y seis informes confidenciales que contienen listados de testigos protegidos, presentados durante su juicio por crímenes de guerra y lesa humanidad.

La sala del tribunal consideró que el acusado "tuvo la oportunidad de retirar el material en cuestión de su sitio de internet" pero no lo hizo a pesar de haber confirmado que había recibido órdenes judiciales que le obligaban a sacar esa información de la red, según explicó un comunicado.

El juez que leyó la sentencia, Stefan Trechsel, explicó que la duración de la condena responde a la "reiterada conducta"del acusado, que ya ha sido condenado por otras dos veces por desacato.

El primer juicio por desacato, fallado en mayo de 2010, supuso una pena de 15 meses de prisión por revelar detalles personales de tres testigos protegidos en otra publicación y en octubre de 2011 fue condenado a 18 meses de prisión por cargos similares.

La condena máxima por desacato es de 7 años de cárcel y una multa de hasta 100.000 euros.

El exlíder del Partido Radical Serbio está siendo juzgado desde 2006 por presuntos crímenes de guerra y contra la humanidad cometidos en las guerras de Croacia y Bosnia.

El inicio del proceso se tuvo que retrasar por una huelga de hambre del acusado que puso en peligro su vida, reanudándose en noviembre de 2007, al permitírsele seguir defendiéndose a sí mismo.

Durante su primer periodo bajo la custodia del TPIY escribió un libro titulado "El delincuente y criminal de guerra Javier Solana", en el que criticaba al entonces secretario general de la OTAN por el papel juzgado por la Alianza Atlántica durante la guerra de Kosovo.

Los cargos del TPIY contra al exlíder ultranacionalista serbio incluyen crímenes de guerra y lesa humanidad -tortura, asesinato y persecución- presuntamente cometidos durante las guerras de Croacia (1991-1995) y Bosnia (1992-1995).