El instituto de estudios económicos Ifo de Múnich, al sur del país, ha recortado en dos décimas sus previsiones de crecimiento económico para Alemania en 2012, que, según sus cálculos, será del 0,7 %.

El presidente del instituto, Hans Werner Sinn, señaló al anunciar las cifras que la rebaja de sus previsiones se debe a la inseguridad reinante por la crisis de la zona del euro.

Sinn destacó que la economía alemana sufrirá este verano una fase de debilidad debido precisamente a la incertidumbre acerca de la resolución de la crisis financiera y presupuestaria que afecta a varios países europeos.

El jefe del Ifo cuenta sin embargo con que hacia finales de año se inicie una nueva fase alcista y de recuperación que conducirá a una mejora de las cifras de crecimiento.

Los institutos económicos que asesoran al gobierno alemán, entre ellos el Ifo, calcularon conjuntamente que Alemania registraría un crecimiento económico de 0,9 % en 2012 en sus pronósticos de la pasada primavera, tras el 3,0 % de 2011.