El Congreso de Colombia archivó hoy una polémica reforma constitucional de la justicia en una sesión extraordinaria convocada por el presidente del país, Juan Manuel Santos, después de que durante dos años de debates se introdujeran cambios que blindaban judicialmente a los legisladores.

El Senado hundió la reforma por 73 votos a favor y ninguno en contra, mientras que la Cámara de Representantes lo hizo por 117 votos a favor y también ninguno en contra.

Antes de la votación, los legisladores escucharon a los presidentes del Senado, Juan Manuel Corzo, y de la Cámara de Representantes, Simón Gaviria, ubicados en el centro de la polémica, ya que habían dado su visto bueno a dicha reforma hace días en medio de la objeción del Gobierno y la indignación de la sociedad.