La secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, anunció hoy que China y Singapur no estarán sujetos a las nuevas sanciones que entran hoy en vigor para las compañías extranjeras que compren petróleo al Banco Central de Irán.

China y Singapur se suman a otros 18 países, entre ellos diez de la Unión Europea (UE), que han "reducido significativamente su volumen de compras de crudo a Irán" y por tanto pueden acogerse a una excepción de las nuevas sanciones, indicó Clinton en un comunicado.

"Como resultado, notificaré al Congreso que las sanciones relativas a la sección 1245 de la ley de gastos de defensa de 2012 no se aplicarán a las instituciones financieras basadas en esos países, por un periodo renovable de 180 días", añadió.