La economía estadounidense se expandió a una tasa de 1,9% anual durante los primeros tres meses del año, un ritmo precario que pocos economistas esperan que cambie este año.

En tanto, el número de gente que busca recibir seguro de desempleo en Estados Unidos cayó la semana pasada, aunque el nivel de solicitudes continúa siendo demasiado elevado como para indicar un incremento en las contrataciones.

El Departamento de Comercio no realizó cambios el jueves a su tercer y último cálculo de crecimiento en el trimestre de enero a marzo. Un crecimiento más lento del gasto de los consumidores fue compensado por el crecimiento más rápido de la inversión empresarial, lo que hizo que el ritmo de crecimiento general se mantuviera sin cambios.

Un débil mercado laboral y la disminuida confianza del consumidor y las empresas han impedido la aceleración de la economía en el trimestre de abril a junio. Según la mayoría de los economistas, el crecimiento probablemente se ha mantenido más o menos igual.

Un crecimiento alrededor del 1,9%, por lo general genera unos 90.000 puestos de trabajo al mes: una cifra demasiado baja como para reducir la tasa de desempleo, que era del 8,2% el mes pasado.

El gobierno ofrece tres cálculos de Producto Interno Bruto (PIB), que es el rendimiento de todos los bienes y servicios.

El gasto del consumidor representa un 70% de la actividad económica. Creció a una tasa de 2,5% en el primer trimestre, ligeramente abajo del cálculo previo de 2,7%.

Algunos economistas tienen la esperanza de que el gasto del consumidor pueda incrementarse en la segunda mitad del año. Precios más bajos de la gasolina podría darle a los estadounidenses más dinero para gastar en vacaciones, muebles, comidas en restaurantes y otros gastos discrecionales.

El Departamento del Trabajo dijo el jueves que las solicitudes semanales cayeron a 386.000, ajustadas por la temporada. Por debajo de las 392.000 de la semana previa, que fue incrementada. El promedio de cuatro semanas, que suaviza las fluctuaciones semanales se mantuvo prácticamente sin cambios en 386.750.

Las solicitudes son una medida del ritmo de despidos. Cuando las solicitudes se incrementan por arriba de 375.000, usualmente significa que la contratación no es los suficientemente fuerte para reducir rápidamente la tasa de desempleo.

Las solicitudes registraron una caída constante durante el primer trimestre del año, y la ganancia de empleos se disparó. Pero dado que las solicitudes se han incrementado y la contratación ha disminuido, se incrementan las preocupaciones de una recuperación.

Los empleadores sumaron un promedio de apenas 73.000 empleos mensuales en abril y mayo. Muy por debajo del promedio de 226.000 sumados en los tres primeros meses del año.