Gobernantes centroamericanos buscarán un nuevo enfoque para la seguridad en la región y sellarán un acuerdo comercial con la Unión Europea durante la Cumbre Ordinaria del Sistema de Integración Centroamericano que comenzó el jueves en esta capital.

El canciller hondureño, Arturo Corrales, dijo que la cumbre "será presidida por los jefes de gobierno pero lo fundamental es que muchos de los ponentes no serán gubernamentales sino miembros de la sociedad civil".

Durante el cónclave se celebrarán cuatro foros sobre medios, seguridad ciudadana, competitividad y seguridad y fortalecimiento institucional que servirán para que "los gobiernos escuchen las rutas a seguir planteadas por la sociedad", agregó Corrales.

El canciller también aseguró que la cumbre será "escenario de una propuesta de paz de Honduras para la región" porque "mientras avanzan el crimen y el narcotráfico pero disminuyen el empleo, la sanidad y la educación, ningún país en solitario podrá hacerle frente a este problema".

Juan Daniel Alemán, secretario general del organismo, explicó que esta cumbre es parte del relanzamiento político del sistema "y de nuestra voluntad por convertirlo en una plataforma internacional reconocida".

Durante la cumbre se firmará un acuerdo de asociación entre Centroamérica y la Unión Europea, "el primero que se firma de integración a integración", sostuvo el canciller Corrales, "por el que el 85% de los productos que Honduras exporta a Europa quedará cubierto por un tratamiento preferencial".

Fernando García, Director de la Asociación Nacional de Industrias de Honduras, declaró que "este acuerdo tiene mucho potencial porque Honduras es un país muy competitivo en salarios y recursos naturales, especialmente minería metálica, para la exportación hacia Europa y para la implantación aquí de firmas que quieran exportar desde Honduras a los Estados Unidos".

Por su parte, varias organizaciones de izquierda de la sociedad civil anunciaron en un comunicado conjunto su rechazo a la firma del acuerdo porque "protege a grupos empresariales y transnacionales, que buscan la obtención de exoneraciones de impuestos tanto a la inversión extranjera como a los regímenes de las zonas francas". El comunicado se refirió a "transnacionales europeas que ya operan en la región y que han sido denunciadas por sus prácticas económicas desleales, antilaborales y antiambientales".

El embajador Jaime Bográn explicó el "nuevo formato" que Honduras presentará al sistema de organización de cumbres regionales.

"A lo largo del jueves se celebrarán los foros temáticos y en la tarde los cancilleres escucharán las aportaciones resultantes para que el viernes tenga lugar un foro televisado en el que 100 jóvenes de la región compartan con los presidentes sus conclusiones respecto a un nuevo enfoque para las políticas de seguridad", dijo Bográn.

En representación del gobierno de Estados Unidos participará la Subsecretaria Adjunta de Asuntos Hemisféricos del Departamento de Estado, Roberta Jacobson.

La de Tegucigalpa es la primera Cumbre en la que Panamá participa como miembro de pleno derecho del Sistema de Integración Centroamericano.

Con la incorporación de Panamá, los países miembros de la organización, fundada en 1991, son Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Belice y Panamá. La República Dominicana participa como estado asociado. Los países tienen en su conjunto una población de 43 millones de habitantes.

Durante la cumbre, el presidente de Honduras, Porfirio Lobo Sosa, le entregará la presidencia rotatoria del Sistema de Integración Centroamericanoa su colega de Nicaragua, Daniel Ortega.