El primer ministro británico, David Cameron, dijo hoy que las artimañas de Barclays para manipular los tipos de interés interbancario son "un escándalo" y subrayó que la directiva del banco "tiene grandes preguntas que responder".

"Es muy serio. Han recibido una enorme multa y eso es justo. Pero, francamente, todo el equipo de dirección de Barclays tiene grandes preguntas que responder", declaró el jefe del Gobierno a los periodistas.

"¿Cómo sucedió? ¿Quién fue responsable? ¿Quién rendirá cuentas?", preguntó Cameron, quien recalcó que la cuestión debe esclarecerse "rápidamente".

El consejero delegado de Barclays, Bob Diamond, está hoy bajo presión para dimitir después de que ayer las autoridades del Reino Unido y Estados Unidos multaran al banco con 290 millones de libras (363 millones de euros, 453 millones de dólares) por manipular el Libor -el tipo de interés interbancario fijado en Londres- y su equivalente europeo, el Euribor.

Aunque el miércoles Diamond y otros cuatro miembros de la directiva anunciaron que renunciarán a sus millonarias primas -asumiendo así su responsabilidad-, varios parlamentarios, entre ellos el liberaldemócrata Matthew Oakeshott, piden hoy su dimisión.

Barclays, que durante la crisis financiera no fue rescatado por el Gobierno, tendrá que pagar 59,5 millones de libras (74,26 millones de euros, unos 92,8 millones de dólares) a la Autoridad británica de Servicios Financieros (FSA) y otros 200 millones de dólares (160,5 millones de euros) a la Comisión reguladora estadounidense del mercado de opciones y futuros (CFTC).

Además, el banco ha llegado a un acuerdo con el departamento de Justicia estadounidense que le obliga a pagar 160 millones de dólares (128,41 millones de euros) a cambio de evitar un procesamiento judicial.

Según las autoridades financieras, entre 2005 y 2008 los encargados dentro de la entidad de aportar los datos para fijar el Libor y el Euribor los manipularon para favorecer los intereses de la empresa y propiciar beneficios en las operaciones con instrumentos financieros derivados.

Paralelamente, entre 2007 y 2009, en plena crisis financiera, los empleados de Barclays facilitaron datos modificados a la baja sobre los intereses que pagaba el banco en el mercado interbancario, para dar la impresión a sus rivales y a la prensa de que estaba bien capitalizado (y, por tanto, recibía dinero a bajo interés).

La multa recibida es la primera que resulta de la investigación de dos años que llevan a cabo los organismos reguladores de EEUU, Japón y el Reino Unido para averiguar si los grandes bancos conspiraron para manipular el Libor y otras tasas similares aplicadas a diario en Londres, Tokio y Bruselas.

Al conocerse la noticia, Diamond, que el año pasado recibió un sobresueldo de 2,7 millones de libras (3,37 millones de euros, 4,21 millones de dólares), dijo ayer que las actividades expuestas ahora "quedan muy por debajo de los estándares a los que Barclays aspira en la conducta de su negocio".

La Asociación de Banqueros Británicos (BBA) fija diariamente el Libor para 10 divisas a partir de los datos procedentes de entre 8 y 20 entidades, que proponen la tasa a la que consideran que deberían prestar el dinero y cuyas cifras determinan en último lugar el porcentaje final.

El Libor es la referencia para productos financieros en todo el mundo por valor de 360.000 millones de dólares (288.000 millones de euros), y sus críticos creen que su cálculo siempre ha carecido de la transparencia necesaria.