O'Higgins aprovechó su condición de local y derrotó 2-1 a Universidad de Chile en el primer partido de la final del torneo de Apertura.

El encuentro definitivo se disputará el lunes y la "U'' está obligada a vencer para llegar a una definición a penales y conseguir su tercer título consecutivo.

El partido se disputó bajo lluvia e intenso frío en la ciudad de Rancagua, a 85 kilómetros al sur.

El equipo local salió desde el comienzo del partido a presionar a su poderoso rival, que se vio sorprendido por un O'Higgins que al minuto de juego se puso en ventaja con un buen gol del paraguayo Rodrigo Rojas, quien superó la salida del portero Johnny Rojas con un suave toque a la pelota.

O'Hiigins pudo elevar el marcador, pero Universidad de Chile logró sorpresivamente el empate a los 29 minutos por intermedio del volante argentino Guillermo Marino. El jugador recogió un centro de Paulo Magalhaes y con una volea de zurda logró la igualdad.

El encuentro se equilibró y en la segunda etapa fue de ida y vuelta. Ambos equipos procuraron imponerse y llegar con ventaja al partido de vuelta.

Cuando la "U'' ejercía un leve dominio, O'Higgins logró el 2-1 a través de Alejandro López a los 72 minutos. El lateral izquierdo recogió un centro y con un tiro rasante superó al portero Johnny Herrera.

El cuadro universitario se fue encima y los últimos minutos se tornaron dramáticos para el equipo de O'Higgins, que logró resistir los embates. Pero O'Higgins pudo también haber logrado un tranquilizador 3-1 si el portero de la "U'' no hubiera impedido una entrada en solitario de un jugador contrario.

Universidad de Chile llegó a este primer encuentro como gran favorito precedido de una exitosa campaña que se inició el año pasado con la conquista de los torneos de Apertura y Clausura y del título en la Copa Sudamericana. Además, alcanzó la semifinal de la Copa Libertadores, donde no pudo superar la valla que le opuso Boca Juniors y terminó eliminada.

Pero el sorprendente O'Higgins, con la conducción técnica del argentino Eduardo Berizzo, ganó su derecho a soñar con la conquista de su primera corona en sus 57 años de existencia, afianzado en la buena campaña que realizó en el torneo regular, en el que terminó segundo tras la "U''.