Una unidad secreta de la cadena mexicana Televisa estableció y financió una campaña para que el candidato del PRI, Enrique Peña Nieto, ganase las elecciones del 1 de julio en ese país, según informa hoy el periódico británico "The Guardian".

Según el rotativo, existen unos documentos que prueban que la mayor cadena mexicana encargó vídeos para desacreditar a los rivales del candidato, que es ahora favorito para ganar la carrera por la presidencia del domingo, en la fase previa a las cruciales elecciones intermedias al congreso de 2009.

La victoria que el gobernador Peña Nieto consiguió para el PRI en el estado de México en esas elecciones ayudó a cimentar su asalto a la candidatura presidencial, apunta el periódico.

Las nuevas revelaciones sobre la presunta falta de objetividad de Televisa, el primer grupo de medios del mundo en lengua española, cuestiona su afirmación de que son políticamente imparciales, subraya el periódico, que destaca la noticia en portada.

Igualmente, pone en duda la defensa de Peña Nieto, que ha negado haberse beneficiado de un trato de favor por parte de la cadena.

La unidad, apodada "el equipo Handcock" -lo que, según las fuentes del "Guardian", era un nombre en clave para el político y sus aliados-, encargó vídeos promocionales sobre el candidato y su partido, que a la vez desacreditaban a los rivales, en 2009, explica el rotativo.

Los documentos sugieren que el equipo, que trabajaba en la semiclandestinidad, distribuyó los vídeos a miles de direcciones de correo electrónico y también los promocionó en Facebook y Youtube, donde alguno de ellos todavía puede ser visto, añade.

La naturaleza de la relación entre Peña Nieto y Televisa ha sido un asunto clave de las elecciones que se celebrarán el próximo domingo desde que en Mayo se originara un movimiento estudiantil centrado en la percibida manipulación de la opinión pública a favor del candidato por parte de los medios.

Los documentos a los que ha tenido acceso el "Guardian" son copias escaneadas de contratos firmados así como de instrucciones y propuestas que indican que los ejecutivos de la cadena tomaron parte en el proyecto hace tres años.

Tanto los miembros de la unidad, que estaba bajo la dirección de, entre otros, Alejandra Lagunes -ahora vinculada al equipo del PRI-, como las empresas contratadas para hacer vídeos y otro material firmaron contratos de confidencialidad, asegura "The Guardian".

Televisa rehusó hacer declaraciones al periódico sobre las nuevas revelaciones, pero insistió en que no había favorecido al PRI.

Hace tres semanas, "The Guardian" ya publicó un conjunto de documentos de 2005 que supuestamente detallaban la venta por parte de la cadena de cobertura favorable a ciertos políticos, entre los que estaba incluido Peña Nieto, mientras se desprestigiaba a otros, principalmente a Andrés Manuel López Obrador.