Los costos de los bonos soberanos de Italia con vencimiento a seis meses se dispararon el miércoles a su nivel más elevado desde diciembre ante la oposición alemana a la exhortación del primer ministro Mario Monti para que se emitan eurobonos con el fin de aliviar la crisis deudora en Europa.

El Tesoro de Italia vendió 9.000 millones de euros (11.230 millones de dólares) en bonos a corto plazo, pero la tasa de interés que tuvo que pagar subió de 2,10% a 2,96% en un mes. La tasa también fue la más elevada desde el fin de 2011, cuando Italia estaba en primer plano de las preocupaciones por la crisis de deuda en Europa.

La subasta se efectuó un día después de que la canciller alemana Angela Merkel le dijo a los legisladores de su país que no habrá una obligación compartida para asumir los pasivos de la deuda en Europa "mientras yo viva".

Mientras tanto, Monti ha respaldado la idea de que se emitan eurobonos en forma conjunta como una manera de salir de la crisis.

"Italia está a salvo de un riesgo inmediato, pero no lo está de los riesgos fundamentales, al igual que el resto de Europa", afirmó Monti en un discurso pronunciado el miércoles por la noche en Bruselas, según reportó una agencia noticiosa italiana.

El primer ministro también ha presionado intensamente para reformar el mercado laboral de Italia con el fin de ayudar a crear nuevos puestos de trabajo.

La Cámara de Diputados italiana dio el miércoles la aprobación parlamentaria final a un paquete de reformas que facilita despedir a trabajadores.

Desde hace tiempo los empresarios italianos se han quejado de que los estrictos límites para despedir empleados hacen que sean renuentes a asumir nuevas contrataciones que no pueden rescindir si la economía se desacelera.