Se acerca el día en que Alemania por fin vencerá a Italia en un torneo importante, dice el mediocampista Bastian Schweinsteiger. Y ese día será el jueves.

Schweinsteiger y sus compañeros enfrentarán a Italia en una de las semifinales de la Eurocopa en Varsovia, bien al tanto de los resultados de los partidos de su selección nacional ante la Azzurra.

Italia nunca ha perdido frente a Alemania en un Mundial ni en una Euro en siete duelos anteriores. En todos sus enfrentamientos contra los alemanes, los italianos tiene 14 triunfos y nueve empates.

El pasado podría hablar en favor de los italianos, pero Schweinsteiger dejó claro que esta joven generación germana no tiene complejos por los resultados anteriores contra las principales selecciones, en especial desde que Alemania arrolló a Inglaterra y a Argentina, 4-1 y 4-0 respectivamente, en el Mundial de 2010.

Más recientemente, los alemanes derrotaron 3-2 a Brasil en un amistoso en agosto — la primera vez que le ganan en 18 años_, y luego vencieron 3-0 a Holanda en otro amistoso y 2-1 en la etapa de grupos de la Euro de 2012.

"Durante años no podíamos vencer a los mejores países, pero luego derrotamos a Inglaterra, Argentina, Holanda y Brasil. Ahora le toca a Italia caer", dijo Schweinsteiger el miércoles.

"No le tenemos temor, pero sí le tenemos gran respeto a Italia", agregó.

Schweinsteiger desempeña un papel crucial en la media cancha, donde proporciona la transición de la defensa al ataque.

Sin embargo, ha estado jugando con una lesión en un tobillo que no termina de sanar después que se desgarró un ligamento en febrero.

"Ahora estoy 100% listo. Tengo dos sesiones completas de entrenamiento tras de mí y espero participar en este clásico", afirmó Schweinsteiger.

El jugador espera que Alemania tome la iniciativa desde el principio en el encuentro del jueves.

"Tenemos que atacarlos pronto... Vamos a necesitar cierta cantidad de agresividad", agregó.

Alemania llega al juego con dos días más de descanso que su rival después de que el viernes derrotó 4-2 a Grecia.

El partido de cuartos de final de Italia ante Inglaterra el domingo se fue a tiempos extras y finalmente se definió en penales.