Miles de indígenas de la Amazonia comenzaron a entrar el miércoles a La Paz tras dos meses de caminata para protestar contra el gobierno del presidente Evo Morales.

Otros cientos de nativos de la región andina ingresaron por otra ruta en apoyo al mandatario agobiado por protestas.

Las dos columnas, conformada por unos 2.000 indígenas, se dirigían de forma pacífica a una plaza en el centro de la ciudad pocas horas después de que el gobierno firmara un acuerdo con la tropa policial que se amotinó seis días por mejoras salariales.

Las dos marchas muestran la polarización del país desde que el mandatario, de origen aymara, impulsó en 2009 una nueva Constitución que reivindica a los indígenas que son mayoría en el país.

Morales se distanció a partir de su segundo mandato que comenzó en 2010 de la Confederación Indígena de Pueblos del Oriente Boliviano, que agrupa a pueblos amazónicos y del sur (guaraníes) y cuyos líderes dicen que el gobernante privilegia a los andinos que son mayoría y que en gran parte se mantiene leal al mandatario.

El proyecto de Morales de construir una carretera por medio de una rica reserva natural ahondó el divorcio con la Confederación y generó divisiones con sindicatos agrarios de la zona que respaldan la ruta por medio del Territorio Indígena del Parque Isiboro Sécure (Tipnis).

"El presidente busca dividirnos y confrontarnos", dijo el miércoles Fernando Vargas líder de los pueblos del Tipnis, en referencia a la otra marcha organizada por la Confederación Sindical de Trabajadores Campesinos de Bolivia, leal a Morales.

El mandatario había prometido dejar sin efecto la ruta y hasta canceló un crédito de Brasil tras la primera marcha indígena en septiembre de 2012, pero después dijo que había sido presionado. A otros indígenas y colonos de la zona ofreció construir la carretera previa consulta.

Los pueblos del Tipnis temen perder su habitad y creen que aumentará la invasión a sus tierras por sus vecinos cocaleros del centro del país. Los pueblos que respaldan la ruta alegan que la región es muy pobre.

El ministro de la presidencia Juan Ramón Quintana anticipó que Morales no recibirá a líderes del Tipnis y éstos anticiparon que no regresarán a sus aldeas en la selva "con las manos vacías".

"Tiene una agenda muy apretada y debe preparar su viaje al Mercosur", dijo Quintana a la emisora Erbol.

Morales asistirá el jueves a la cumbre del bloque que centrará sus deliberaciones en la crisis política de Paraguay.