La Procuraduría de la Ética Pública de Costa Rica señaló hoy al segundo vicepresidente, Luis Liberman, y al ministro de Educación, Leonardo Garnier, por violaciones a principios éticos por firmar cartas de recomendación para contratos estatales.

El procurador de la Ética Pública, Gilbert Calderón, declaró a la local Radio Reloj que "las cartas no son cartas de experiencia, son cartas de recomendación, de las que están prohibidas por el ordenamiento jurídico costarricense".

Las misivas "conllevan la violación de una serie de principios éticos. Son cartas que los funcionarios públicos no pueden hacer y constituyen faltas a principios éticos como el de objetividad, integridad, imparcialidad, rectitud y liderazgo", expresó Calderón.

La Procuraduría de la Ética remitió hoy un informe de carácter confidencial a la Presidencia de la República en el que expone ampliamente los resultados de una investigación de varios meses.

La presidenta Laura Chinchilla deberá decidir si sanciona o no a los funcionarios, quienes se exponen desde una amonestación, hasta una suspensión temporal o su destitución, según estipula la ley.

Hasta el momento el Gobierno no se ha pronunciado acerca del informe de la Procuraduría.

Este caso se relaciona con la empresa Procesos, Investigación y Asesoría CA, la cual fue fundada en 1998 por la experta en ciencias políticas Flor Isabel Rodríguez y su esposo, Fernando Herrero, quien fue ministro de Hacienda del actual Gobierno hasta abril pasado.

Liberman y Garnier firmaron cartas de recomendación a favor de la empresa en un proceso de contratación de una asesoría para la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) el año pasado, indica la denuncia que fue presentada ante la Procuraduría de Ética por el diputado del opositor Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), Walter Céspedes.

La firma Procesos, presidida por Flor Isabel Rodríguez, quien además era asesora de la Casa Presidencial, finalmente ganó la licitación para brindar la asesoría en comunicación y relaciones públicas.

El exministro de Hacienda Fernando Herrero y su esposa Flor Isabel Rodríguez renunciaron a sus puestos en el Gobierno en abril pasado, luego de conocerse de que sus propiedades estaban valoradas por menos dinero de lo que realmente costaban y por ello pagaban menos impuestos.

Después de sus renuncias salió a la luz en la prensa local el caso de la firma Procesos y las cartas de recomendación.