El duelo estelar entre Michael Phelps y Ryan Lochte continuó hoy en la tercera jornada del preolímpico de natación de Estados Unidos al participar ambos en la final de los 200 metros libres que ganó el primero.

Phelps, poseedor de catorce medallas de oro olímpicas, que había perdido ante Lochte la final de los 400 metros estilos y fue tercero en las semifinales de los 200 libres, en la gran final fue el gran vencedor al registrar un tiempo de 1 minuto y 45'70 segundos.

Mientras que Lochte se tuvo que conformar con el segundo puesto al quedar cinco décimas por detrás de Phelps, aunque ambos, como en la prueba de los 400 metros estilos, estarán en Londres para seguir con la gran rivalidad.

Phelps, que se quedó lejos de su mejor marca individual conseguida en Pekín 2008 (1:42:96), dominó de principio a fin la prueba y logró el doble objetivo que se había marcado como era ganar y vengarse de su gran rival deportivo.

"Los dos somos dos grandes nadadores", declaró Phelps al concluir la prueba. "Ambos deseamos ganar y aunque no hicimos la mejor marca si nos vamos acercando a lo que queremos conseguir cuando lleguemos a Londres".

Phelps no tuvo mucho tiempo para descansar porque después del triunfo en los 200 metros libres tenía también programada su participación en la semifinal de los 200 metros mariposas.