Miles de sindicalistas comenzaron a concentrarse en el centro de Buenos Aires para participar en la movilización masiva que acompaña a la huelga convocada en Argentina por Hugo Moyano, líder de la Confederación General del Trabajo (CGT), contra el Gobierno de Cristina Fernández.

Las columnas de sindicalistas han bloqueado el centro de Buenos Aires, aunque la jornada transcurre sin incidentes y el paro, el primero de carácter nacional convocado en Argentina en los últimos doce años, no ha logrado paralizar la actividad del país.

La convocatoria ha sido secundada básicamente por el sindicato de camioneros, mientras que el transporte público, los hospitales, los comercios y los bancos funcionan con normalidad.

La huelga, que ha dividido al movimiento sindical, fue convocada por el líder de la CGT, Hugo Moyano, en protesta por la política fiscal del Gobierno para los trabajadores.

En una solicitada publicada hoy en la prensa local, sectores de la CGT críticos con Moyano denuncian que el paro tiene "intencionalidad política" y responde a la "búsqueda de un mezquino beneficio personal".

Moyano, antiguo aliado del Gobierno y hoy convertido en uno de sus más peligrosos enemigos, encabezará el acto central de la jornada convocado en la Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada, la sede del Ejecutivo argentino.