La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) informa en sus perspectivas para 2012 de que la inmigración a 23 de sus países miembros vuelve a subir, con la excepción de algunos socios como España, todavía afectados por la recesión.

Así figura en el informe de "Perspectivas sobre la Inmigración 2012" presentado hoy en Bruselas por el secretario general de la OCDE, Angel Gurría, y los comisarios europeos de Empleo e Interior, Laszlo Andor y Cecilia Malmstrom, respectivamente.

España está entre el pequeño grupo de países (con Italia, Suecia y Australia) que no han vuelto a recibir inmigrantes coincidiendo con la lenta recuperación que ya experimentan la mayoría de países de la OCDE.

Por el contrario, en los países del sur de Europa y como consecuencia de la crisis, se ve "un principio modesto" de aumento de la emigración.

En España, en 2010 siguió bajando el flujo de inmigrantes. Llegaron 430.000 personas, un 8 % menos que en 2009 y un 40 % menos que en 2008 (casi 700.000).

En paralelo, la emigración subió de 290.000 en 2009 a 340.000 en 2010.

La OCDE deja claro que la situación de paro entre los inmigrantes en España como consecuencia de la crisis económica "se ha deteriorado claramente" y requiere una acción concreta.

A finales de 2010, los últimos datos disponibles, había 4,7 millones de parados, de los que el 32 % eran inmigrantes.

Entre los años 2008 y 2011 aumentó sustancialmente el número de personas jóvenes en los países de la OCDE que ni estudian ni trabajan, y Grecia y España encabezan la lista.

Más de la mitad de éstos jóvenes entre 15 y 24 años en España que ni estudian ni trabajan son inmigrantes. Grecia es el único país que supera a España en la OCDE en este ránking en términos cuantitativos.

En términos porcentuales, España tiene el mayor porcentaje de jóvenes que ni estudian ni trabajan de la OCDE (un 38 %), seguido de Grecia e Italia.

El desempleo de larga duración para los inmigrantes jóvenes en España ha aumentado un 14 % en un año, señala la OCDE, que recuerda que este grupo "opta a empleo precario o de media jornada".

Con la recuperación económica aún entre algodones y la opinión pública sensibilizada a las cuestiones de inmigración, "muchos gobiernos han introducido medidas restrictivas", señala el informe.

La OCDE señala que "es demasiado pronto" para evaluar las consecuencias en la inmigración de la "primavera árabe", si bien destaca "algunas observaciones" como el gran número de entradas irregulares en países como Italia, el más cercano a Libia, a través de Lampedusa.

En 2011, se contaron 56.000 entradas ilegales a la isla italiana.

Respecto al origen de los inmigrantes, China es otro año más el principal país de origen de la inmigración a las naciones de la OCDE.

Uno de cada diez inmigrantes proviene de China, y le siguen en el ránking Rumanía y Polonia.

Según la OCDE, en 2012 seguirá creciendo la inmigración asiática, que representa el 17 % de los recién llegados. Estos inmigrantes, la mayoría de China y la India, con alta cualificación, son muy demandados en los 23 países de la organización.

El informe presentado hoy incluye a 23 países de la OCDE y Rusia.