La Universidad de Chile y el O'Higgins protagonizarán este jueves el primer asalto de la final del torneo de Apertura, que se dirimirá entre los dos equipos más regulares durante la primera mitad del año y que están dirigidos por los entrenadores de moda del fútbol chileno.

El duelo de ida se disputará en Rancagua, feudo del O'Higgins, una ciudad situada a 90 kilómetros al sur de Santiago que vive con emoción la primera final liguera de su equipo en los 57 años de historia del club.

La final enfrentará, además, a los dos primeros clasificados en la primera fase del torneo, algo poco habitual debido al sistema de eliminatorias de la fase final del campeonato.

La U, más acostumbrada a duelos de alto vuelo, encara la final con la posibilidad de adjudicarse su tercer campeonato liguero consecutivo, tras ganar el Apertura y el Clausura del año pasado.

En la semifinal se deshizo del Colo Colo con una goleada por 4-0 en el Estadio Nacional que dejó en el olvido la victoria de los albos por 2-0 en el choque de ida.

El O'Higgins es uno de los pocos equipos que fue capaz de derrotar a la U en la primera fase (3-0). Por ello, el técnico argentino Jorge Sampaoli no quiere dejar nada al azar y ha preparado a conciencia el encuentro.

La U recuperará al central Osvaldo González, que se perdió por lesión los últimos partidos, y la participación del volante argentino Gustavo Lorenzetti estará en duda hasta el último momento debido a un problema en la planta de un pie.

Los dos partidos de la final tiene sabor a despedida para algunos jugadores de la U, que probablemente sufrirá una nueva "diáspora" y deberá reemplazar a los hombres que se van a Europa.

El centrocampista Marcelo Díaz ya ha firmado contrato con el Basilea suizo y el delantero Junior Fernandes está cerca de llegar a un acuerdo con el Bayer Leverkusen alemán.

El joven ariete Angelo Henríquez, la perla de la cantera universitaria, puede ser reclamado por el Manchester United, que tiene una opción preferente para hacerse con sus servicios.

Otros jugadores como los defensas José Rojas y Osvaldo González y el volante Charles Aránguiz también esperan ofertas del exterior.

El O'Higgins alcanzó su primera final después de imponerse con mucho sufrimiento a la Unión Española.

El conjunto de Rancagua confía en el fútbol ordenado y de toque que ha mostrado durante la temporada, apuntalado por buenos jugadores entre los que destacan los argentinos Ramón Fernández, que juega de media punta, y el delantero Enzo Gutiérrez.

Si el duelo en el césped se antoja interesante, el que se producirá en los banquillos tampoco se queda atrás.

En la Universidad de Chile, Jorge Sampaoli ha sido el gran artífice de las conquistas del equipo, que el año pasado ganó la Copa Sudamericana por primera vez en su historia.

El también argentino Eduardo Berizzo, ayudante de Marcelo Bielsa en su etapa al frente de la selección de Chile, llegó a principios de año a Rancagua y en solo seis meses ha conseguido una inédita clasificación a la final.

El partido de ida se disputará este jueves en el estadio El Teniente de Rancagua a las 16.00 hora local (20.00 GMT). La vuelta se jugará el próximo lunes en el Estadio Nacional de Santiago.