Los temores al cambio climático, la perforación de pozos petroleros y la dependencia energética son exagerados, dijo el miércoles Rex Tillerson, director ejecutivo de ExxonMobil.

En un discurso, Tillerson admitió que la quema de combustibles fósiles está calentando el planeta, pero dijo que la sociedad será capaz de adaptarse. Los riesgos de la perforación en busca de petróleo y gas son asuntos bien comprendidos y pueden ser mitigados, señaló. Y la dependencia en otras naciones para el suministro de crudo no es una preocupación, siempre y cuando el acceso al suministro esté seguro, agregó.

En su discurso ante el Consejo de Relaciones Exteriores, Tillerson culpó a un público que es "iletrado" en ciencia y matemáticas, a una prensa "perezosa", y a grupos intercesores "creadores de temor", por las falsos conceptos que hay sobre la energía.

Resaltó que los descubrimientos de enormes yacimientos de petróleo y gas en Norteamérica han revertido en años recientes una disminución de 20 años en la producción petrolera de Estados Unidos.

Tillerson pregonó además la capacidad de la industria petrolera global para suministrar combustibles durante un período de dos años de incertidumbre en Medio Oriente, la región mundial más importante en materia de producción de crudo y gas.

"Nadie, en cualquier sitio, en cualquier lugar en el mundo no ha sido capaz de obtener petróleo para incentivar sus economías", agregó.

Tillerson, a diferencia de su predecesor Lee Raymond, ha admitido que la temperatura del planeta se está incrementando. "Claramente va a haber un impacto", señaló el miércoles, pero puso en duda la capacidad de los modelos climáticos para pronosticar su magnitud.

Dijo que la gente será capaz de adaptarse a niveles del mar más altos y a cambios climáticos que pudieran forzar un cambio en la producción agrícola.

"Hemos pasado toda nuestra existencia adaptándonos. Nos adaptaremos", subrayó. "Es un problema de ingeniería y habrá una solución de ingeniería", añadió.

____

Los periodistas de la AP Seth Borenstein y Dina Cappiello contribuyeron a esta historia desde Washington.