El Tribunal General de la Unión Europea confirmó hoy "en esencia" la decisión de 2008 de la Comisión Europea de sancionar a Microsoft por abuso de su posición dominante, aunque redujo ligeramente la multa de 899 millones de euros a 860 millones, informó en un comunicado.

La sentencia, dictada hoy en Luxemburgo, aún podrá ser recurrida por la empresa ante el Tribunal de Justicia de la UE, la máxima instancia judicial de la Unión.