El Senado brasileño aprobó hoy la extensión de la Medida Provisional de régimen especial para agilizar las obras de infraestructura previstas para el Mundial de 2014 y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

La normativa, que deberá ser sancionada por la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, extiende el régimen especial para las obras del Programa de Aceleración del Crecimiento (PAC), que no estaban amparadas por sistema de contratación vigente, según informó la estatal Agencia Senado.

El Régimen Diferenciado de Contratación tenía validez solo para obras directas de la Copa de las Confederaciones de 2013, el Mundial y los Juegos Olímpicos, pero con la nueva disposición la flexibilización de exigencias se ampliará a otras obras del PAC previstas para ser ejecutadas en la época.

Las obras de saneamiento básico, energía, centros de salud y carreteras, entre otras, fueron consideradas por los legisladores como complementarias al plan de infraestructura de esos eventos deportivos.

El relator de la medida, Renán Calheiros, del aliado Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), explicó que con el Régimen Diferenciado de Contratación el trámite de las licitaciones se redujo de 240 para 80 días y los costos de las obras bajaron el 15 por ciento.

No obstante, la oposición cuestionó la medida y alegó que sin una fiscalización adecuada el dinero público puede desviarse con la flexibilización de las exigencias.