El senador Orrin Hatch ganó el martes las primarias republicanas en Utah, superando el reto del ultra radical tea party, que esperaba sacudir al partido de nuevo venciendo a un titular que ocasionalmente se desvía del foco conservador en reducir el gobierno federal.

La contienda de Hatch fue la principal en una serie de primarias el martes. En Nueva York, el representante demócrata de 82 años Charlie Rangel ganó la primaria del partido pese a una moción de censura en la Cámara baja hace 18 meses por no pagar todos sus impuestos y presentar información incompleta en declaraciones financieras.

Rangel derrotó a Adriano Espaillat y otros tres rivales. Espaillat trataba de convertirse en el primer dominicano-estadounidense en el Congreso.

Rangel, que es negro, consiguió además el respaldo de algunos funcionarios públicos latinos y de políticos influyentes como el gobernador de Nueva York Andrew Cuomo y la presidenta del Concejo Municipal Christine Quinn. Los demócratas son una amplia mayoría en Nueva York, lo que hace a Rangel favorito para ganar en las elecciones generales en noviembre.

En el 7 distrito, que abarca partes de Manhattan, Brooklyn y Queens, la titular Nydia Velázquez, demócrata, superó en la primaria al concejal Erik Dilan.

En contiendas observadas atentamente el martes, el republicano Chris Collins venció al veterano de la guerra de Irak David Bellavia en la primaria del partido en el 27 distrito, en el norte del estado de Nueva York, mientras que el asambleísta Hakeem Jeffries superó al concejal municipal Charles Barron en el 8 distrito en la ciudad de Nueva York.

El tea party tuvo una mejor noche en Oklahoma, donde el político novicio Jim Bridenstine superó al veterano representante John Sullivan en las primarias republicanas.

Sullivan pareció sorprendido por lo apretado de la contienda, admitiendo recientemente que no había prestado atención al potencial de derrota.

Hasta este verano, Hatch, de 78 años, no había enfrentado un reto en primarias desde que ganó el escaño en 1976. El senador estatal Dan Liljenquist, de 37 años, que en el 2008 sobrevivió un accidente aéreo en Guatemala en el que murieron 11 de las 14 personas a bordo, había ganado suficiente respaldo en la convención nominadora del estado para avanzar a la primaria.

Pero Liljenquist enfrentó una abrumadora desventaja financiera y organizativa, y Hatch tenía el respaldo del candidato presidencial republicano Mitt Romney, quien dijo que va a necesitar al veterano senador si gana la presidencia.

___

Freking reportó desde Washington.