La Casa Blanca expresó hoy su condena "a todos los actos violentos" en Siria, al referirse al atentado contra la televisión gubernamental siria Al Ikhbariya ocurrido hoy, e insistió en su llamado a las partes para que cesen las hostilidades.

"Condenamos todos los actos de violencia, incluidos los que tienen como objetivo elementos a favor del régimen de Bachar Al Asad, y hacemos un llamado a todas las partes de cesar los actos de hostilidad", indicó Jay Carney, portavoz presidencial, en su rueda de prensa diaria al comentar el reciente ataque.

En el atentado fallecieron tres periodistas y cuatro guardias de seguridad, de cuya autoría Damasco responsabilizó a supuestos terroristas mientras los rebeldes apuntaron a desertores del régimen.

Carney también comentó las declaraciones de ayer del presidente del país, Bachar al Asad, quien admitió en un discurso que el país se encuentra en "un verdadero estado de guerra".

"Sus comentarios son más despreciables porque es él quien ha creado esta situación. La violencia que está teniendo lugar, la brutalidad contra el pueblo sirio es fruto de sus propias acciones", aseguró.

"Estamos de acuerdo en que la situación es seria y grave, pero es consecuencia de su incapacidad para responder a la voluntad del pueblo sirio, su rechazo a abandonar el poder para ofrecer a Siria una oportunidad de un mejor futuro", precisó Carney.

Por su parte, la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, indicó que Washington no ha podido "confirmar quién fue responsable o siquiera cuáles fueron las circunstancias" del ataque a la cadena de televisión. EFE