La policía de Cataluña (noreste de España) ha desarticulado una red que estafaba a empresas a las que prometía inversiones millonarias o falsos créditos de jeques árabes de Dubai y de Egipto, y entre cuyas víctimas hay varios equipos de fútbol profesional.

La red, ubicada en Barcelona y Sabadell, estaba formada por siete personas, seis españoles y un dominicano, a quienes se imputan delitos de estafa, apropiación indebida, insolvencias punibles, delitos contra la hacienda pública y delito de organización criminal, según informó hoy la policía regional catalana.

Los detenidos ofrecían falsos créditos para reflotar empresas en situación económica delicada, con la finalidad de aprovecharse de los activos sin hacer frente a los compromisos adquiridos con los titulares de las firmas.

La red contactaba con los empresarios asegurando que eran intermediarios de jeques árabes millonarios que estaban interesados en adquirir o formar parte de su negocio, y que estaban dispuestos a invertir hasta 5 millones de euros (6,25 millones de dólares) en todo tipo de empresas.

Sin embargo, antes de obtener esta cantidad, las empresas tenían que demostrar solvencia suficiente para garantizar la devolución a largo plazo, y para hacerlo debían aportar un aval a una cuenta controlada por los investigados.

Los estafadores explicaban a las víctimas que tenían que hacer el ingreso en estas cuentas porque servía como garantía para liberar el importe prometido por los inversores árabes, a pesar de que esto era un engaño porque la inversión nunca se entregaba.