BioSigma, filial de Codelco, la mayor productora de cobre del mundo, regará en los próximos días un millón de toneladas de mineral de baja ley, o de poca pureza, con una solución que contiene microorganismos que permitirán extraer el metal rojo que hasta ahora se perdía por su alto costo de explotación.

Ricardo Badilla, gerente general de BioSigma, nacida de una asociación entre Codelco y la japonesa JP-Nippon Mining & Metals Co, explicó en rueda de prensa que el proceso llamado biolixiviación da paso a una minería limpia, sin emisiones y sustentable.

La biolixiviación o acción de los microorganismos sobre los minerales data de hace miles de años, pero los científicos chilenos descubrieron el genoma de estas bacterias, cómo acelerar su reproducción y cómo adaptarlas a los diversos minerales, explicó la doctora Pilar Parada, experta de BioSigma.

El proceso masivo de biolixiviación se desarrollará en el yacimiento Radomiro Tomic, de Codelco, en pleno desierto de Atacama, y "permitirá incorporar recursos que de otra manera no son explotables por su alto costo", explicó Ricardo Alvarez, vicepresidente adjunto de Codelco.

Los resultados se conocerán en julio del 2013. Badilla señaló que será la estatal Codelco la que decidirá la cantidad a la que se aplicará la solución para ampliar más adelante las reservas chilenas de cobre.

Las bacterias lo que hacen es encontrar su fuente de energía en el cobre. Esta tecnología "te agrega valor, hay más cobre sobre la mesa", aseveró Alvarez.

Actualmente un 6% de la producción de Codelco, de 1,7 millones de toneladas de cobre fino, se produce bajo el sistema de lixiviación, pero no con la especificidad con la que se aplicará en Radomiro Tomic, donde se usarán microorganismos específicos, según el tipo de mineral. Otras mineras del mundo también utilizan la biolixiviación corriente.

Chile posee el 30% de las reservas mundiales del metal rojo, de las cuales un 11% son de la gigante estatal.

Los ejecutivos declinaron precisar qué otros países con reservas mineras están interesados en aplicar los avances tecnológicos en biolixiviación, que no sólo permite incrementar las reservas con material que hasta ahora es inexplotado, sino también reducir los costos de explotación.

El proyecto se trabaja desde hace una década en Codelco y en los primeros días de julio entrará en la fase de aplicación industrial. Las bacterias con las que se inició la investigación incluso tienen nombre: Huenelén, Lacarantay y Yagán.

En la concurrida rueda de prensa Badilla mostró un vídeo que muestra largas pilas de rocas, una al lado de otra, cubiertas por encima por unas especies de mangueras que dejan caer sobre el mineral la solución que contiene los microorganismos: parece un jardín con riego automático, pero en lugar de plantas o césped hay rocas.

Las investigaciones realizadas por BioSigma han dado origen a la solicitud de 121 patentes de invención, 47 de ellas ya reconocidas tanto en Chile como en el extranjero.

"Hay que proteger las innovaciones de la minería chilena", dijo Alvarez.

La biolixiviación o acción de los microorganismos sobre los minerales se conocía ya en la época de los egipcios, pero su importancia fue reconocida en la década de 1940, cuando se aislaron y caracterizaron las primeras bacterias en Estados Unidos.

Parada señaló que el trabajo con estos microorganismos no es tóxico ni para los humanos ni para el medio ambiente.