El gobierno brasileño anunció el miércoles un paquete de compras gubernamentales por más de 4.000 millones de dólares para estimular la economía frente a la crisis global que golpea a los países avanzados.

El paquete incluye compras de vehículos de diferente tipo, desde retroexcavadoras hasta motocicletas, así como equipo militar y muebles escolares de fabricación local que serán destinados a cuerpos de seguridad y municipios en todo el país.

"El programa de compras gubernamentales es una afirmación de que tenemos mecanismos para enfrentar la crisis y los vamos a usar sin ninguna restricción", manifestó la presidenta Dilma Rousseff en una ceremonia para lanzar el programa.

Aseguró que el país cuenta con recursos para preservar su salud económica y las conquistas sociales de los últimos años, pese a las turbulencias fiscales en los países industrializados, especialmente los europeos.

"La crisis europea continúa empeorando, está deprimiendo el crecimiento de la economía mundial", dijo el ministro de Hacienda, Guido Mantega, al presentar el programa. "En vista de ese escenario, el gobierno está tomando medidas de estímulo a la economía para ampliar las inversiones, estimular la demanda, aumentar la confianza y acelerar nuestro crecimiento", agregó.

Las medidas fueron anunciadas en momentos de preocupación ante el magro crecimiento de 0,2% de la economía brasileña en el primer trimestre del año desde el período inmediatamente anterior.

Las compras, que se concretarán en el segundo semestre, incluyen 40 vehículos blindados y 30 vehículos lanzadores de misiles Astro 2020 para el Ministerio de Defensa, equivalente al total de la producción total del sector.

"Las fuerzas armadas tienen que ser reequipadas en la medida que cumplen una función esencial", sostuvo Rousseff al defender el componente militar del programa de compras.

El plan contempla también 8.000 camiones destinados a acciones contra la sequía en el noreste, así como 3.000 "patrullas agrícolas", que contienen tractores y otros equipos utilizados en la producción en el campo, 3.591 retroexcavadoras y 1.330 motoniveladoras destinadas a la producción agrícola y reparación de caminos municipales.

Además, el gobierno comprará 50 perforadoras para pozos de agua en regiones afectadas por sequía, 2.125 ambulancias, 1.000 furgones adaptados para atención odontológica, 166 vagones de tren, 500 motos, 8.570 autobuses escolares y 3 millones de juegos de muebles para escuelas.

Junto con ello, el gobierno pretende construir hasta el año 2014 unas 6.616 cuadras deportivas techadas en escuelas y techos para 4.000 espacios deportivos ya existentes, que sólo en 2012 requerirán una inversión de 184 millones de dólares.

Mantega anticipó que el programa de inversiones se complementará con la decisión de dar prioridad a productos nacionales en la compra de equipos y materiales de hospital, con un margen de preferencia en el precio comparado con el mismo producto importado.

Las compras previstas por cerca de 1.000 millones de dólares hasta 2017 darán un margen de preferencia de hasta 25% en el precio para productos de alta tecnología, de 20% para bienes de nivel medio, 15% para aquellos de complejidad tecnológica entre mediana y baja y de 8% para los de baja tecnología.