El canciller brasileño, Antonio Patriota, recibió hoy a activistas de movimientos sociales que exigieron la suspensión de Paraguay del Mercosur y el "inmediato" ingreso de Venezuela al bloque, como respuesta a la destitución de Fernando Lugo como presidente paraguayo.

Alexandre Conceicao, portavoz del Movimiento Sin Tierras (MST) y uno de los participantes en el encuentro, sostuvo que "el mismo Congreso paraguayo que derrocó al presidente Fernando Lugo es el que mantiene bloqueado el ingreso de Venezuela" al Mercosur, que ya fue aprobado por los parlamentos de Argentina, Brasil y Uruguay.

La reunión con Patriota fue a puerta cerrada y el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Tovar Nunes, dijo a periodistas que la posición de los movimientos sociales sobre la destitución de Lugo "es similar" a la del Gobierno brasileño, que "condenó" el "carácter sumario" del proceso realizado por el Congreso paraguayo.

No obstante, consideró "prematuro" decir que la posibilidad del ingreso de Venezuela al Mercosur se discutirá en la Cumbre que el bloque celebrará el próximo viernes en la ciudad argentina de Mendoza.

"Primero se deberá decidir sobre la suspensión efectiva de Paraguay", dijo Tovar, quien indicó que Patriota "recibió la propuesta" de los movimientos sociales y "tomó nota", aunque apuntó que ese asunto sólo "podría ser discutido al más alto nivel" en la Cumbre del bloque.

Tovar explicó que el Mercosur hasta ahora sólo ha decidido que Paraguay no participe en la Cumbre de Mendoza, donde se discutirá si a ese país se le debe aplicar la "cláusula democrática" del bloque, lo cual implicaría sanciones más severas y una virtual exclusión.

Los activistas entregaron un documento, respaldado por decenas de movimientos sociales y parlamentarios brasileños, en el que condenan lo que califican de "golpe" contra Fernando Lugo y las instituciones paraguayas, consumado mediante un proceso "sumario" y "constituido con base en acusaciones vagas y sin pruebas consistentes".

Según Tovar, el Gobierno brasileño coincide "en esencia" con esos puntos y acudirá a Mendoza "con el apoyo político de los movimientos sociales".

El ministro Patriota tiene previsto viajar hacia Mendoza hoy mismo, mientras que la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, lo hará mañana por la tarde.

En esa ciudad argentina, el mismo viernes se celebrará una cumbre extraordinaria de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que también analizará la crisis desatada en Paraguay por la destitución de Lugo.