Minas terrestres plantadas por rebeldes de al-Qaida antes de huir de su bastión en el sur de Yemen mataron a 73 civiles en la última semana, dijeron el martes funcionarios yemeníes en un comunicado.

Equipos de ingenieros retiraron aproximadamente 3.000 minas terrestres alrededor de Zinjibar y Jaar, según la oficina del gobernador en la provincia de Abyan.

Tropas gubernamentales capturaron ambos poblados en una ofensiva de dos meses para expulsar a combatientes de al-Qaida de grandes franjas de terreno que tomaron durante la insurrección política del año pasado. Minas dejadas por éstos mataron 73 residentes, señalaron los funcionarios.

El comunicado agregó que los pobladores de Jaar encontraron los cadáveres de 20 rebeldes y dos soldados muertos en los combates de la semana pasada.

Muqbel Shaddad, un residente de Jaar, dijo a la AP vía telefónica que los cadáveres estaban esparcidos en arbustos y alrededor del distrito rural.

Un funcionario del Ministerio del Interior, quien pidió no ser identificado por nombre debido a que no estaba autorizado a hablar con reporteros, dijo que cinco rebeldes de al-Qaida detenidos por realizar ataques terroristas escaparon el martes de una prisión en la ciudad portuaria de Hudayda.

Señaló que se cree que uno de los detenidos era un miembro de alto rango de al-Qaida involucrado en una confabulación para atacar la embajada de Estados Unidos en Saná en 2008. Otros dos prisioneros reclutaban rebeldes para las operaciones del grupo en las afueras de Yemen, y uno más fue detenido alguna vez en Siria después de combatir con al-Qaida en Irak.