El Tribunal Supremo Administrativo de El Cairo ordenó hoy suspender la aplicación de una reciente decisión gubernamental que permitía a los miembros de la policía militar y de los servicios de inteligencia del ejército detener a civiles.

Según la agencia oficial Mena, este fallo se produjo en respuesta a las denuncias presentadas por activistas y defensores de derechos humanos, que criticaron la decisión del Ministerio de Justicia de dar esa prerrogativa a los militares.