Decenas de sindicalistas marcharon hoy de forma pacífica por San José, hasta las afueras del Congreso, para manifestarse en contra de la corrupción y a favor del seguro social costarricense, dentro de un paro que fue calificado como "ilógico" por el Gobierno.

A la manifestación asistieron, sobre todo, profesores de educación secundaria y empleados de la estatal Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), pero las principales centrales sindicales del país decidieron no participar.

El paro de un día, convocado por la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE) y la Unión de Trabajadores de la Caja (Undeca), afectó parcialmente las clases en algunos colegios y los servicios en diversos hospitales y clínicas dentro y fuera de San José, según confirmaron tanto los sindicatos como las autoridades de Gobierno.

Los dirigentes de la marcha afirmaron que el movimiento era necesario para manifestarse en contra las políticas económicas del Gobierno, de la corrupción y en defensa de la CCSS, que atraviesa una crisis financiera.

Según Undeca, las autoridades de la Caja no hacen esfuerzos para cobrar las deudas acumuladas del Gobierno, instituciones públicas y empresas privadas con el seguro social, las cuales estiman en 2.900 millones de dólares.

Para APSE, el Gobierno planea recortes presupuestarios importantes que afectarán a los trabajadores con el fin de paliar el déficit fiscal, que este año se estima cercano al cinco por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Con pancartas, música y mascaradas, los manifestantes llegaron a la Asamblea Legislativa, donde gritaron consignas como "fuera los corruptos".

Por su parte, la presidenta Laura Chinchilla indicó en una conferencia de prensa: "Simplemente no entiendo la lógica de esas personas que marchan hoy por la calle porque no hay ninguna reivindicación concreta".

Para la mandataria, la prueba de la falta de sentido del movimiento fue la ausencia de los principales sindicatos del país.

"Este es un pequeño grupo de sindicalistas que no entienden que la mejor manera de defender las instituciones públicas es trabajando y no tirándose a las calles", expresó.