El presidente del FC Barcelona, Sandro Rosell, ha anunciado hoy "unos beneficios de 40 millones de euros o un poco más" para la temporada 2011-12, lo que representa, según ha apuntado, "un récord económico" en la historia de la entidad azulgrana.

Estos 40 millones se han conseguido, en parte, por los 12 millones de euros "que el club se ha ahorrado en primas", ha señalado Rosell, pues el primer equipo de fútbol no ha ganado esta campaña la Liga ni la Liga de Campeones.

En una rueda de prensa en la que ha hecho balance de la temporada, el presidente de la entidad catalana ha adelantado, además, que este superávit "irá destinado íntegramente a enjugar la deuda" del club, que era de 420 millones cuando tomó posesión del cargo hace dos años y que se verá reducida a 340 millones, gracias a los resultados positivos de este último ejercicio.

Esto no significa, ha precisado Rosell, que el club no tenga dinero para reforzar el primer equipo de fútbol la próxima temporada, pues en el plan de negocio hay provisionados unos 40 millones de euros para invertir en fichajes.

Tampoco, que la salud económica del FC Barcelona sea tan boyante para acometer el proyecto conocido como 'Espai Barça', que contempla la construcción de un nuevo Palau Blaugrana y la remodelación del Camp Nou, además de otra series de instalaciones y servicios destinados a los socios y simpatizantes culés.

"Ahora mismo, no podemos llevar a cabo este proyecto y no vamos a poner en riesgo al club para hacerlo. Lo haremos cuando encontremos la financiación necesaria para que no afecte al día a día económico de la entidad", ha adelantado el máximo mandatario azulgrana.

Para Rosell, la decisión de remodelar el Camp Nou o construir una nuevo "es para toda la vida", por lo que ha explicado que su junta organizará, "cuando toque", un referéndum entre los socios para que decidan la mejor opción.

Aparcado el proyecto del nuevo Palau -el Barça solicitará una nueva moratoria a la Euroliga, que le exige un pabellón con una capacidad mínima para 10.000 espectadores- y la construcción o remodelación del Camp Nou, el club acometerá, eso sí, una serie de reformas este verano para mejorar ambas instalaciones.

Asimismo, convertirá el viejo pabellón del Picadero en su sede social y ampliará la 'Botiga' del Barça, que contará con una tercera planta donde actualmente se ubica la sala París, el lugar de celebración habitual de los grandes actos institucionales como el de hoy.

Rosell ha anunciado, por otra parte, que no subirá el precio de los abonos para la próxima campaña, más allá del IPC, pese a que la promesa electoral de no hacerlo solo comprendía los dos primeros años de mandato "y pese a que son posiblemente los más económicos del fútbol europeo" y que, a partir de ahora, el césped del Camp Nou se sustituirá cada año "para buscar la excelencia" en el fútbol del primer equipo.

En el aspecto puramente deportivo, Sandro Rosell se ha felicitado por una "excelente y apasionante temporada de récords", ya que los equipos profesionales barcelonistas han sumado 17 títulos, uno más que la campaña anterior. "La temporada que finalizó ayer es, por tanto, la más exitosa de la historia del club", ha destacado.

En este sentido, ha subrayado que, por primer vez, el fútbol sala se ha proclamado campeón de Europa y que las cuatro secciones profesionales (baloncesto, balonmano, hockey patines y fútbol sala) han ganado la Liga el mismo año.

Ha aprovechado esa fase de su intervención sobre el éxito de las secciones del Palau para enviar una 'puya' al Real Madrid, cuyos jugadores de baloncesto no quisieron quedarse a la celebración del título de liga conquistado por conjunto azulgrana: "Nosotros nos seguiremos quedando en la pista a homenajear al ganador. Espero que eso pueda servir de ejemplo".

Sandro Rosell ha dado las gracias a Pep Guardiola "por estos cuatro años" en los que han "ganado 14 de títulos", ha dado la bienvenida a su sustituto Tito Vilanova -"desde el club te lo daremos todo", ha apuntado- y también ha tenido un recuerdo emotivo para Eric Abidal, convaleciente de un trasplante de hígado, y el jugador catalán del Betis Miki Roqué, recientemente fallecido de un cáncer de pelvis y por el que se ha guardado un minuto de silencio.