El ex gobernador de Massachusetts, Mitt Romney, ganó las elecciones primarias de Utah, las últimas del proceso interno para definir al candidato presidencial republicano.

La contienda interna republicana comenzó en enero con un amplio número de aspirantes y terminó con Romney como el único que continuaba en busca de los votos en las elecciones primarias.

Romney ha superado ya el número de delegados que necesita para obtener la candidatura presidencial republicana. El martes por la noche, el ex gobernador de Massachusetts se adjudicó los 40 delegados disponibles de Utah.

Nebraska efectuará en julio su convención estatal republicana, aunque Utah efectuó la última escala de las elecciones primarias, casi seis meses después de que Romney perdiera por estrecho margen la asamblea republicana en Iowa ante el ex senador de Pensilvania, Rick Santorum.

Desde entonces, Romney hizo que se retiraran de la contienda interna republicana Santorum; el ex presidente de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich, el gobernador de Texas, Rick Perry; y el ex gobernador de Utah, Jon Huntsman.

El representante legislativo de Texas, Ron Paul, todavía intenta ganar delegados en las convenciones estatales, aunque había dejado de hacer campaña para las elecciones primarias.