Jamie Nieto ganó la prueba de salto de altura de la cuarta jornada preolímpica de atletismo de Estados Unidos y venció al actual campeón del mundo Jesse Williams, que fue cuarto.

A pesar de no estar entre los tres primeros, Williams logró el pase a Londres después de que el tercer clasificado, Nick Ross, no tenía el nivel Olímpico "A" que se requiere para que pueda participar en unos Juegos de Verano.

Nieto encabezó la lista de los cuatro saltadores que lograron superar los 2,28 metros, incluido Erik Kynard, que fue segundo, Ross y el propio Williams, el preferido de los miles de aficionados que volvieron a darse cita en las gradas de la pista Hayward Field, en Eugene (Oregón), donde otros 13 atletas lograron el pase para estar en Londres el próximo mes de julio.

Mientras que Nicholas Symmonds con un tiempo de 1 minuto y 43,92 segundos ganó la prueba de los 800 metros, seguido por Khadevis Robinson (1:44,64) y Duane Solomon Jr. (1:44,65), que fue tercero.

La prueba de lanzamiento de jabalina masculino dejó a Sam Humphreys, de la Universidad de Texas A&M, como el ganador con un registro de 81,86 metros.

Samuel Crouser fue segundo al llegar a los 80,80 metros y el tercer puesto del podio se lo quedó Craig Kinsley que llegó hasta los 79,92 metros con su mejor lanzamiento.

Sin embargo, los dos primeros -Humphreys y Crouser- no estarán en Londres al no haber conseguido el nivel Olímpico "A" (marca mínima), que se le exige a cada atleta para poder estar en la competición de los Juegos de Verano y que en el lanzamiento de jabalina es de 82 metros.

Los atletas que acompañen a Kinsley serán Sean Furey y Cyrus Hostetler, que quedaron cuatro y quinto, respectivamente, y si poseen la marca mínima.

Dentro de la competición femenina, Alysia Montano, tres veces campeona nacional, dominó con autoridad de principio a fin la prueba de los 800 metros femeninos y consiguió un registro de 1 minuto y 59,08 segundos, que le aseguró estar de nuevo en los Juegos Olímpicos.

Geena Gall fue segunda con un tiempo de 1:59.24 y Alice Schmidt ocupó el tercer lugar al registrar 1:59.46, lo que también les garantizó su viaje a Londres.

No tuvo la misma fortuna, Maggie Vessey, que en las últimas dos temporadas de la competición en pista cubierta de Estados Unidos había quedado por detrás de Montano, pero que en esta vez sólo pudo establecer un tiempo de 2:03.44, el peor de todas las participantes en la final.

La prueba del triple salto femenino, la ganadora fue Amanda Smock, que llegó hasta los 13,94 metros, y será la única que pueda estar con el equipo de Estados Unidos en Londres ya que el resto de las participantes no habían conseguido la mínima olímpica.

Entre ellas, Sheena Gordon, que fue segunda al lograr un salto de 13,83 metros y Andrea Geubelle, que quedó tercera (13,79).

La competición tendrá un receso de dos días y se reiniciará el jueves, 28 de junio, con otras cinco finales, incluidas cuatro de hombres y una de mujeres.

La finales de hombres serán las de salto de pértiga, lanzamiento de disco, 3000 metros obstáculos y 5000 metros, la misma distancia que también correrán las mujeres para establecer a las tres atletas que logren su boleto a los Juegos Olímpicos de Londres 2012.