Una delegación del Parlamento Europeo visitará Guatemala del 16 al 20 de julio próximo para pulsar la opinión de los sectores del país sobre el Acuerdo de Asociación que firmarán esta semana Centroamérica y la Unión Europea (UE).

La delegación estará encabezada por la presidenta de la Comisión de asuntos para América Central, Emine Bozkurt, precisó a Efe la embajadora de la UE en Guatemala, Stella Zervoudaki.

La misión parlamentaria solo visita Guatemala porque "es el país más grande de América Central", precisó la diplomática en rueda de prensa.

Los diputados europeos se proponen intercambiar opiniones con los diversos sectores guatemaltecos sobre el Acuerdo de Asociación que será firmado el próximo viernes en Honduras, en el marco de una cumbre del Sistema de la Integración Centroamericana (Sica).

"Lo que interesa es tomar el pulso de cómo es la aceptación del Acuerdo, y cómo ve el Congreso el proceso de ratificación para que se ponga en marcha", afirmó Zervoudaki.

Las negociaciones para el acuerdo, que abarca temas políticos, de cooperación y comercial, concluyeron en 2010, y aunque se firmará el próximo viernes, para entrar en vigor debe ser aprobado aún por la Eurocámara -que se espera lo vote en septiembre próximo- y por los Legislativos centroamericanos.

La embajadora de la UE precisó que la misión parlamentaria se entrevistará con el presidente guatemalteco, Otto Pérez Molina, con los líderes de los partidos políticos representados en el Congreso y con empresarios del país.

Además, también tiene programados encuentros con miembros del Parlamento Centroamericano (Parlacen), de la sociedad civil y de los sectores indígenas.

Sobre el Acuerdo de Asociación, la diplomática comentó que los beneficios serán para las dos regiones, aunque opinó que también dependerá de "los lazos históricos que tenga la región con cada país de Europa".

El Acuerdo, subrayó, permitirá la diversificación de los productos y también "acelerará" la unión aduanera en Centroamérica, que será unos de los beneficios indirectos del tratado, el primero que se firma entre dos regiones.

Según Zervoudaki, una vez que entre en vigencia el convenio, el 91 % de los productos tendrá acceso libre a los mercados europeos.

El comercio entre la UE y Centroamérica en 2010 ascendió a cerca de 15.000 millones de dólares (unos 12.000 millones de euros), mientras que el monto de la exportación de los Veintisiete a la región centroamericana se cifró en cerca de 5.600 millones de dólares (4.500 millones de euros) y la importación en unos 9.400 millones de dólares (7.600 millones de euros).