Dos policías federales sospechosos de trabajar para narcotraficantes mataron a balazos a tres de sus colegas en una abarrotada zona de comida en el aeropuerto internacional de la Ciudad de México, donde numerosas personas presas del pánico se tiraron al piso para no ser alcanzadas por los disparos.
Los sospechosos fueron captados por las cámaras de vigilancia del aeropuerto y, tras analizar las imágenes, ya fueron completamente identificados, informó el lunes por la noche en un comunicado la Secretaría de Seguridad Pública federal (SSP).
Las autoridades lograron identificar a dos presuntos responsables del ataque y están en su búsqueda, dijo José Ramón Salinas, vocero de la SSP.
Los agentes eran miembros de una unidad de la Policía Federal que desde hace 18 meses investiga a un grupo de tráfico de drogas "hormiga", o a pequeña escala, dentro del aeropuerto capitalino y cuando los atacaron estaban a punto de detener a un presunto integrante de esa organización, dijo a The Associated Press el portavoz de la Secretaría.
El ataque ocurrió en el área de comida rápida de la terminal dos del aeropuerto, donde murieron dos de los policías federales y uno más resultó herido, aunque falleció posteriormente en un hospital.
"La Policía Federal tiene identificados a los dos elementos que dispararon, por lo que unidades operativas y de investigación se enfocan a su captura", dijo la SSP.
El tiroteo ocurrió poco antes de las nueve de la mañana (1400 GMT).
Israel Flores, un estudiante de 23 años que había ido a la terminal dos a despedir a una compañera, dijo a The Associated Press que se encontraba en el área de comida rápida cuando vio a unos hombres que estaban vestidos como policías y que de pronto dispararon contra un agente que se encontraba en el suelo.
"Le dispararon unas cinco veces y después se fueron", dijo el joven. Agregó que los atacantes "vestían uniformes azul marino".
La Policía Federal, responsable de la seguridad en el aeropuerto internacional de la ciudad de México, viste uniformes de color azul oscuro.
Añadió que primero se escucharon unos tres disparos y luego otros cuatro o cinco contra el policía que estaba en el suelo.
"Lo que hicimos fue tirarnos al suelo y taparnos con las sillas", dijo Flores. "Sí, nos dio miedo".
Los atacantes corrieron hacia la zona del estacionamiento como si persiguieran a alguien, dijo el joven, quien señaló que en ese momento los perdió de vista.
Guadalupe Pérez, de 27 años, dijo que iba a una entrevista de trabajo en el aeropuerto cuando vio el cuerpo de uno de los agentes en el piso.
"Fue una sorpresa, me dio mucho miedo ver algo así, como un cuerpo", comentó.
La Procuraduría General de la República informó en un comunicado que inició una investigación por el asesinato de los tres policías y refirió que peritos trabajan en el lugar del tiroteo para buscar cualquier pista que lleve a la captura de los responsables.
Autoridades han señalado que el aeropuerto capitalino ha sido utilizado por narcotraficantes para mover drogas y dinero.
Salinas dijo que la operación para desmantelar la red de tráfico "hormiga" le ha permitido a la Policía Federal en estos 18 meses decomisar 294 kilogramos de cocaína, y han detenido a 180 personas, aunque no dijo si entre ellos se encuentra alguna autoridad.
"Hoy lo que se iba a hacer era capturar en flagrancia a una persona", señaló.
Esa persona, añadió, se encontraba en el área de comida rápida de la terminal dos del aeropuerto.
Además de la Policía Federal, en el aeropuerto internacional laboran agentes y funcionarios de otras agencias como el Instituto Nacional de Migración y Aduanas.
Interrogado si la red está vinculada con algún cartel de las drogas en particular, Salinas dijo que "no en específico".
En 2008, autoridades federales capturaron a Jesús Zambada García, alias "El Rey Zambada" y quien fue señalado entonces como el responsable de las operaciones de tráfico de drogas en el aeropuerto para el cartel de Sinaloa, considero uno de los grupos del narcotráfico más poderosos del mundo.
El portavoz del aeropuerto, Jorge Andrés Gómez, dijo a Milenio Televisión que las operaciones aéreas no fueron suspendidas tras el tiroteo. Sin embargo, el área de comida rápida quedó cerrada durante horas tras los hechos.
En 2011, la Policía Federal decomisó más de 90 kilogramos de cocaína, y en 2012, más de 200 kilogramos, en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.
En 2007, individuos armados mataron a tiros al agente José Nemesio Lugo cuando éste llegaba en un vehículo a trabajar dentro de una pesquisa sobre contrabando de drogas y tráfico de migrantes.
Después, ese mismo año, fueron halladas cerca del estado de México las cabezas de tres empleados de una firma aduanera próxima al aeropuerto. Las decapitaciones al parecer fueron en represalia por el decomiso de media tonelada de cocaína colombiana en el aeropuerto, dijeron las autoridades en aquella ocasión.
En 2008, el jefe policial federal Edgar Millán fue asesinado a tiros dentro de su casa en la Ciudad de México y uno de los sospechosos había trabajado como agente antinarcóticos en el aeropuerto de la capital.
El aeropuerto internacional de la ciudad de México está dividido en dos terminales.
Los tiroteos en aeropuertos de México son inusuales.