El exalcalde de Barcelona Pasqual Maragall llevó hoy a Río de Janeiro su experiencia en la organización de los Juegos Olímpicos de 1992 e invitó a la ciudad brasileña a "transformarse" con motivo de la cita deportiva de 2016.

"Los Juegos multiplican las posibilidades de una ciudad y unifican a todo el pueblo en un proyecto común. Son un motor para la ciudad y un hito", dijo hoy Maragall en el seminario "Conexión Río-Barcelona", organizado por el Ayuntamiento de la urbe brasileña.

Maragall, alcalde barcelonés entre 1982 y 1997, deseó a Río que los Juegos Olímpicos de 2016 sean "mejores" que los de la capital catalana.

El alcalde carioca, Eduardo Paes, aseguró que Barcelona es "un elemento permanente de inspiración" para Río por el modelo de obras públicas realizadas con motivo de los Juegos y el legado que estas dejaron para la ciudad española.

Paes recordó que Barcelona se convirtió después de los Juegos en "una capital cultural de referencia" en Europa y el mundo, en un importante destino turístico y un polo tecnológico.

Río, siguiendo el modelo de Barcelona, va a aprovechar los Juegos Olímpicos para acometer un ambicioso proyecto de reforma de su degradada zona portuaria, como recordó el alcalde carioca.

El seminario, que se realiza entre hoy y mañana, es el segundo organizado por la Alcaldía de Río de Janeiro para intercambiar experiencias con los responsables de la cita olímpica de 1992.

En las conferencias está previsto abordar cuestiones relacionadas con la organización de los Juegos como las obras de transporte y de la infraestructura de comunicaciones, turismo, recuperación medioambiental y gestión del legado olímpico.